Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Mes: febrero 2018

Crítica | Ganar al viento

Tan conmovedor como vitalista resulta ese documental, que igual toca la fibra sensible y pone un nudo en la garganta, que provoca la sonrisa del público ante la espontaneidad y franqueza de los pequeños en quienes centra su mirada.

Cinco niños, de entre seis y nueve años, son los protagonistas de esta emotiva producción. Cada uno de ellos padece una enfermedad de las llamadas raras, de difícil curación y que condena a los enfermos a un fatal desenlace antes o después. Con este triste presupuesto argumental, choca que el desparpajo y las distintas maneras de disfrutar de estos chicos, con las limitaciones propias de su estado de salud, logren transmitir sensaciones bien diferentes a las que cabría esperar.

Sus testimonios, sinceros, naturales y mucho más maduros de lo que corresponde a la edad que tienen, están tratados con delicadeza y hacen reflexionar sobre temas que nos alcanzan a todos: valorar los instantes de felicidad y el bienestar cotidiano, el amor de quienes nos rodean, relativizar los pesares y desterrar el miedo a la inevitable muerte, subrayando lo importante que es como se vive y no tanto cuanto se vive son mensajes muy presentes en el film.

No obstante, hay que reconocer que encontramos secuencias duras, ante las que es imposible no emocionarse a pesar de los matices de verdad y optimismo que surgen de forma imprevista; especialmente a medida que los vamos conociendo y encariñando con ellos desde la distancia.

A estos actores reales indudablemente las cámaras les quieren, porque son capaces de proyectar sus palabras con rotundidad, traspasando la pantalla con la fuerza y convicción que les gustaría tener a algunos profesionales.

La debutante directora, Anne-Dauphine Julliand, es también benevolente y acaba la película cuando procede, sin intentar llevar las cosas a terrenos intencionadamente lacrimógenos o excesivamente dramáticos. Ella misma conoce bien lo que nos está contando puesto que perdió a dos hijas que pasaron por este trance. Pese a ser su ópera prima, tras sus reconocimientos como periodista y escritora, demuestra un loable conocimiento del lenguaje cinematográfico que le hacen merecedora de los mayores elogios.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | 15:17 Tren a París

No es una película detestable, pero Clint Eastwood nos ha malacostumbrado a deleitarnos con unas obras sobresalientes y en esta ocasión, al quedarse en el aprobado discreto, decepciona.

En la línea de sus últimos éxitos, vuelve a llevar a la gran pantalla una historia real, con detalles patrioteros, que gira alrededor de un suceso reciente, recreado de forma estremecedora y angustiosa. Sin embargo, flojea al construir desde ese incidente un film convincente sobre quienes se vieron implicados en él, lo que no quita para reconocer lo arriesgado del proyecto.

Ya la introducción adelanta cual es su referencia: el ataque terrorista frustrado que tuvo lugar el 21 de agosto de 2015 en un tren que hacía el trayecto Amsterdam-París, donde tres estadounidenses se jugaron la vida al enfrentarse a un hombre fuertemente armado, dispuesto a cometer una escabechina.

Con ese hecho como destino, se retrotrae, en primer lugar, a la infancia de los protagonistas, ilustrándonos sobre la manera en que se forjó la amistad entre ellos en un estricto colegio católico, en el que tenían fama de rebeldes y mostrando su afición a los juegos de guerra. Este tramo funciona aunque no contenga demasiados alicientes; incluso cuando da un salto temporal y nos acerca a las inquietudes de estos jóvenes a la hora de hacer realidad sus vocaciones, genera cierto interés, pero a partir de ahí decae completamente.

La reunión de estos amigos, algunos años después, para viajar por diferentes capitales de Europa, da pie a una narración sosa, rutinaria y desangelada. No tiene ritmo y eterniza la llegada al esperado clímax. Afortunadamente, cuando llega la parte final nos reencontramos con la buena versión del reputado cineasta. La puesta en escena de lo que ocurrió en el vagón de pasajeros durante varios minutos, que debieron ser eternos para los que estaban allí, pone los pelos de punta al tiempo que emociona, sacando su lado más humano. No se puede decir lo mismo del alargado epílogo apoyado en imágenes de archivo.

El trío de tan heroica acción lo componían los militares Spencer Stone y Alek Skarlatos, y su colega Anthony Sadler, que se interpretan a sí mismos. Pese a evidenciar que no son actores, mejor que peor, salen airosos del reto y poco se les puede achacar al irregular resultado que depara este estreno. Además, las participaciones de Judy Greer y Jenna Fischer le confieren algo de consistencia al tramo inicial de la cinta.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Cavernícola

La factoría Aardman es sinónimo de diversión para toda la familia. Sin buscar la grandilocuencia que proporcionan hoy las aplicaciones digitales empleadas en el cine de animación, consigue unos resultados redondos si nos atenemos al sentido del humor que recorre cada cinta y esta no es una excepción. Con la laboriosa técnica stop-motion que ha caracterizado a estos estudios, los muñecos de plastilina vuelven a cobrar vida en una aventura sin descanso que provoca la sonrisa del espectador desde la primera hasta la última escena.

Esta vez los ingeniosos animadores británicos llevan la acción a la prehistoria y nos acercan hasta una tribu cuyas inmemoriales rutinas se ven alteradas cuando en su valle irrumpen las huestes del gobernador de una ciudad ya instalada en la Edad de Bronce. Sin embargo, tendrán la oportunidad de recuperar sus tierras si vencen al laureado equipo de fútbol de la populosa urbe; el problema es que no tienen ni idea de jugar al balón.

Desde las secuencias iniciales el film demuestra una encomiable agilidad narrativa que hace volar los 85 minutos de metraje, destacando su agitado clímax que corresponde al emocionante encuentro deportivo.

Guiños a títulos dedicados a la hazañas deportivas, como ‘Evasión o victoria’ (1981), están bien presentes a lo largo de la cinta que se gana al público gracias a la simpatía que transmiten los ingenuos protagonistas, especialmente el cavernícola aventajado del grupo, Dug y su inteligente e hilarante mascota, Cerdog. A ellos se suma una figura femenina que será determinante en el devenir de los acontecimientos, en lo que supone un acierto pleno del guion.

Además, hábilmente la película extrapola el enfrentamiento en el terreno de juego a un choque de culturas entre los alegres personajes de la Edad de Piedra, cuya felicidad es completa disfrutando con sencillez de la naturaleza que envuelve su hábitat y quienes gozan de avances revolucionarios, lo que aprovecha para caricaturizar algunos efectos perversos muy extendidos en las sociedades modernas.

Por otra parte, las aportaciones, en el doblaje al castellano, de Hugo Silva, Chenoa y Mario Vaquerizo constituyen un reclamo innecesario.

En esta época del año, sin la excusa de las vacaciones, se agradecen estrenos como este para el disfrute conjunto de niños y adultos.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | El Cuarderno de Sara

Las ideas que maneja esta película son muy apreciables, pero la forma de plasmarlas ante las cámaras dista de estar a la altura que merecen. Los buenos propósitos que subyacen en la historia, con manifiestas intenciones de denuncia, se difuminan parcialmente en una aventura irregular, dejando la sensación de haber visto un film aceptable sin mayores cumplidos.

Laura viaja hasta Kampala (Uganda) con el objetivo de llegar hasta unas minas de coltán en el corazón del Congo para encontrar a su hermana, desaparecida años atrás durante una misión humanitaria. El reportaje de unos periodistas le ha puesto sobre la pista de esta joven médica, localizada en un poblado dominado por temibles señores de la guerra. Contactar con ella se convertirá en toda una odisea.

Se agradece el tono documental que adquieren las imágenes en muchos momentos, resultando ilustrativas de la dura realidad que impera en estas recónditas zonas de África. No se esconde tampoco a la hora de señalar a las grandes multinacionales de tecnología como cómplices de las barbaries que se cometen en aquellas tierras, desde donde ya hace años escuchamos hablar de mafias belicosas y niños soldado.

Ello compensa las debilidades del relato, demasiado inverosímil al escenificar las peripecias de su protagonista, que encadena incidencias sin solución de continuidad, hasta llevarnos a unos agitados minutos finales donde se precipita y se enreda.

Lo anterior no quita para reconocer sus méritos técnicos. La inversión realizada en estos apartados se percibe en la pantalla, con mención especial para la fotografía y las localizaciones en las que se ha rodado.

Por otra parte, la presencia de Belén Rueda, a pesar de tener que lidiar con circunstancias no siempre bien traídas, es determinante para mejorar la cinta. Su implicación es indudable y encomiable. Igualmente digna de elogio es la participación del debutante Iván Mendes, cumpliendo a la perfección con su rol de un chico traumatizado por las terribles experiencias padecidas bajo las órdenes de un general despiadado. Cierra el elenco de nombres destacados, en un rol secundario, la siempre eficaz Marián Álvarez.

El cartel daba a entender que se podía esperar algo más y finalmente ni entusiasma ni decepciona completamente.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

S02E04: ¡El Western! Cine por esencia

Comenzamos 2018 cabalgando hacia el Sol con nuestro homenaje-repaso al género cinematográfico por excelencia. Directores clásicos, títulos variopintos e incluso Bud Spencer caben en nuestro especial western.

Tendremos duelos en directo por títulos concretos y esperamos no haya heridos. Una selección peculiar de tres títulos por colaborador y un repaso a la historia de este género con composiciones impresionantes en sus bandas sonoras que te transportan al Valle de la Muerte o al oeste del Missisippi…  aunque se hayan rodado en Almería.

En esta edición derrochamos pasión, aventura y defendemos nuestro honor con duelos en directo… ¡Bienvenidos al Oeste cinematográfico!

Hemos tratado de hacer un amplio repaso al género y aunque nos hemos dejado muchas películas en el tintero  hemos tratado más en profundidad son las siguientes:

  • El Hombre que mató a Liberty Valance
  • La Legión Invencible
  • Un Horizonte muy lejano
  • Le llamaban Trinidad
  • El Bueno, el Feo y el Malo (Trilogía del Hombre sin Nombre)
  • Dos Hombres y un Destino
  • Centauros del Desierto
  • Horizontes de Grandeza
  • Hasta que llegó su hora
  • Rápida y mortal
  • Bone Tomahawk
  • El Llanero Solitario
  • Silverado
  • Wyatt Earp
  • Bailando con Lobos

Sin duda nuestro programa más polvoriento.
Podéis escucharlo tanto en iVoox con en Itunes.

Volvemos en breve para nuestro especial programa de los Oscar.


El Playlist del Westen:

Nuestra colaboración con La Cara B es biyectiva y además de contar con la colaboración de @casaresiba en el programa, le hemos ayudado en la elaboración de un espectacular playlist de música del oeste con una selección de las mejores bandas sonoras. Es una escucha que complementa nuestro programa y que ha quedado fenomenal.


Colaboradores y agradecimientos:

Tenemos la suerte de contar con estupendos colaboradores a los que agradecer su participación:

David Esteban que tiene dos interesantes cuentas en twitter: @MadAmerican@YentelmanBlog y un fantástico blog: Yentelman.

Miguel Casares (@casaresiba) es editor de un gran podcast sobre música de cine Cinemasmusic con extensos programas especiales donde además tiene una sección sobre coleccionismo filmográfico y además presenta y realiza su spinoff La Cara B. Os recomendamos de todo corazón escucharlos.

Paco Dolz mantiene desde hace muchos años la mejor página en castellano sobre musicales que existe: Love4Musicals, además de un gran amigo, es un gran conocedor de cine y de su música.

1 Comentario

Crítica | El Corredor del Laberinto: La Cura Mortal

Igual que sucedió con ‘Los juegos del hambre’ y ‘Divergente’, asistimos ahora a la resolución de otra saga de aventuras juveniles, que si ya de partida era sensiblemente inferior a las citadas, ha seguido su mismo camino descendente en la trasposición de las entregas literarias a la gran pantalla. En esta ocasión dedica 140 minutos a rematar la trilogía, un metraje excesivo que provoca la extenuación antes de alcanzar las dos horas de proyección.

Los intrépidos protagonistas se preparan para liberar a los chicos capturados por CRUEL, la oscura organización que está dispuesta a sacrificarlos con el fin conseguir una vacuna contra el extendido virus que convierte en zombis a quienes lo contraen. Para ello deben infiltrarse en la última gran ciudad habitada del planeta. En tan arriesgada misión contarán con la inesperada ayuda de un grupo subversivo escondido junto a los inexpugnables muros que rodean la metrópoli.

El film comienza de forma trepidante, casi a modo de homenaje a ‘Mad Max’, con dos todoterrenos intentando abordar un tren a toda velocidad. Son esos instantes iniciales, cuando todavía desconocemos el devenir de la historia, los más apreciables de la película. Y es que tras el obligado receso, al volver a los terrenos vertiginosos se torna previsible y cargante hasta cotas excesivas.

La sucesión de secuencias abigarradas y la falta del sentido del ritmo para equilibrar adecuadamente los momentos dramáticos con aquellos supuestamente vibrantes, además de lo superficial que resulta el relato, generan inevitables sensaciones de agotamiento y el deseo frustrado de que se acabe cuanto antes.

Técnicamente ya no sorprenden los efectos visuales en imágenes que suenan a vistas hasta la saciedad. Basta recordar los otros títulos citados e incluso añadir algún otro como ‘Resident Evil’, para percatarse.

Dylan O’Brien, Kaya Scodelario, Thomas Brodie-Sangster y la veterana Patricia Clarkson no aportan nada especialmente reseñable a sus personajes que no hubiésemos visto antes.

De la dirección ha vuelto a encargarse, como de las anteriores, Wes Ball, quien ha ido perdiendo soltura por el camino.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas