Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Mes: marzo 2018

Crítica | La tribu

El veterano director Fernando Colomo (‘Bajarse al moro’, ‘Los años bárbaros’, ‘Al sur de Granada’) firma esta comedia resultona. Lejos de ser memorable, cumple con su propósito de entretener y provocar las risas entre el público que busca meramente evadirse con humor.

El guion desarrolla hábilmente un presupuesto argumental aparentemente sencillo, introduciendo continuamente circunstancias hilarantes e incorporando con sentido nuevos personajes que aportan chispa, siquiera sea en roles secundarios.

El eje de la historia consiste en el reencuentro de un ejecutivo sin escrúpulos con su madre biológica, quien lo dio en adopción al nacer, siendo ella adolescente. Todo se complica cuando él sufre un accidente que le deja en un estado de amnesia transitoria. A partir de ese momento comenzará una nueva vida en la que un grupo de mujeres que práctica el streetdance cambiará su destino.

El ritmo con que se suceden los acontecimientos provoca que vuelen los 90 minutos de metraje, además de dejar la sensación de que termina cuando debe hacerlo, evitando alargues innecesarios.

Desde luego, el gracejo que recorre la cinta sufre ligeros altibajos y junto a gags eficaces encontramos otros que no acaban de cuajar o se apoyan en recurrentes detalles de sal gorda. A ello se añade la previsible resolución con contrapuntos emotivos, seguida del epílogo que remata, con los créditos del final, esta propuesta fresca y divertida.

Paco León y Carmen Machi son una apuesta segura en estos menesteres y aquí remozan la buena química que les encumbró en la serie ‘Aida’. Gracias a ellos el film se mantiene siempre en un estimable nivel de comicidad.

Están acompañados por un elenco que contribuye convenientemente a que la película funcione y donde destacan Luis Bermejo (‘Kiki, el amor se hace’) y la debutante Maribel del Pino, a quienes se une Julián López, bastante desaprovechado en esta ocasión, pese a las virtudes acreditadas en este terreno.

Vistos los títulos oscarizados de la cartelera, si se quiere pasar un rato sin calentarse la cabeza esta opción es recomendable.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Tomb Raider

Menos glamurosa que su antecesora cinematográfica, la nueva Tomb Raider ofrece básicamente lo que cabe esperar, partiendo de que se trata de la adaptación de un videojuego. No obstante, aun estando ante una propuesta correcta dentro de esos parámetros, funciona mejor en su primera hora que al adquirir el cariz propio de las aventuras recreativas en que se basa.

La historia se centra en sus orígenes: Lara Croft se resiste a aceptar la inmensa herencia de su padre, desaparecido siete años atrás, ya que ello supondría reconocer que murió. Cuando casualmente encuentra las claves del lugar adonde viajó este por última vez, decide seguir los mismos pasos hasta llegar a una isla que esconde terribles secretos.

La presentación de la protagonista está imbuida de las frescura propia de esta joven vitalista, al tiempo que va introduciendo los pilares de una intriga prometedora, aunque luego no sea para tanto. En ese tramo inicial se vale de acertijos y singulares dispositivos para avanzar los ingredientes de lo que será su misión.

Superada esa fase, el guion aborda de forma convencional los argumentos centrales que sostienen la acción; si bien, por fortuna, no se desparrama en exceso y mantiene una agradecida contención, aplicando recursos visuales llamativos solo cuando lo pide el relato. En esta parte es evidente la inspiración en ‘Indiana Jones’ y sin alcanzar cotas tan excelentes, sale del paso con secuencias trepidantes, no deparando grandes sorpresas. Solo en el epílogo se saca un inesperado as en la manga que abre las puertas a una secuela.

El trabajo de Alicia Vikander es esencial para mejorar las impresiones que deja el visionado de la película. La actriz da perfectamente el perfil de una heroína de nuestros días, fuerte, tenaz y vulnerable a la vez y le confiere el toque de humanidad preciso para ganarse al público. Junto a ella, Walter Goggins vuelve a dar la talla como villano implacable, Dominic West mantiene el tipo y Kristin Scott Thomas asume un pequeño rol que deberá desarrollarse en el siguiente largometraje.

Los seguidores de tan popular personaje no saldrán decepcionados de este estreno, pese a las ligeras licencias narrativas que se toma con respecto a la creación original.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Historias de una Indecisa

Poco de nuevo aporta esta ligera comedia francesa, muy alejada de las producciones de éxito que viene exportando el país vecino, como, por ejemplo, a las que hace referencia el póster con que se anuncia: “Del director de ‘Barbacoa de amigos’ y ‘Vuelta a casa de mi madre’. Ambos largometrajes, especialmente el primero, dejaron mejores sensaciones que este. Lo que parece ser la actualización de los devaneos de ‘Bridget Jones’ depara un film con escasa chispa en el apartado cómico y endeble consistencia en la vertiente romántica.

A sus 40 años Juliette no ha superado un pequeño problema: es incapaz de tomar decisiones. Eso ha repercutido en su vida de pareja y tras la última ruptura, sus amigas deciden introducirla en las redes sociales. Una serie de imprevisibles circunstancias le llevan a encontrar a dos hombres ideales y sin saber por cual decantarse va avanzando simultáneamente en ambas relaciones.

Salvo un par de momentos en que se aprovecha esta peculiar circunstancia para componer hilarantes secuencias de enredo, el resto transcurre en un tono tibio y simplón. En esa línea los personajes resultan bastante arquetípicos, como las íntimas confidentes de la protagonista que representan perfiles complementarios.

No obstante, hay que reconocer su agradecida agilidad narrativa; a ello contribuye el hecho de que, puntualmente, la acción se traslade a Escocia. Con todo, esto no es suficiente para recomendar el paso por la taquilla, ya que muchos espectadores se quedarán esperando a que alce el vuelo y sin embargo, termina consumiendo el metraje con formas blandengues y rutinarias, sin giros ni escenas descacharrantes.

Alexandra Lamy se reafirma como una actriz idónea en este tipo de papeles. Es evidente la frescura que vuelca en su trabajo, aunque no sirva para enmendar las carencias del guion. Del resto del reparto, que en líneas generales cumple sin pena ni gloria, conviene señalar la participación del veterano Lionel Astier y de Anne Marivin, otro rostro habitual en estas lides. Por su parte, Jérôme Commandeur asume un rol chirriante de esposo amanerado que nunca acaba de tener la comicidad pretendida, provocando prácticamente el efecto contrario.

Si bien puede sorprender que este título haya llegado a nuestras pantallas con pocas copias, tras su visionado entendemos sobradamente las razones de que así sea.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | La Muerte de Stalin

La recreación histórica se funde con la sátira política en esta producción difícil de calificar y en la que se impone un humor negro, cuya referencia más próxima en muchas secuencias sería la de algunos films de los Monty Python; con independencia de que casualmente encontremos en el reparto a uno de sus miembros, Michael Palin.

Nos lleva hasta Moscú en 1953, pocos días antes de la muerte de Stalin, quien sin saber el fatal destino que le aguarda sigue ordenando ejecuciones en masa. La repentina muerte del dictador genera la división y consiguiente lucha de poder entre sus hombres de confianza: unos, continuistas, dispuestos a seguir la línea marcada por el sanguinario tirano y otros partidarios de la renovación y la ruptura con décadas de terrible represión.

Los primeros minutos ya apuntan los patrones de este corrosivo retrato de un episodio crucial para la Unión Soviética. Cada personaje se va presentado con ribetes caricaturescos, al tiempo que se pone de manifiesto un apreciable trabajo de documentación sobre los hechos acaecidos aquellos días, ridiculizados con detalles de pura ficción. Desde esos presupuestos opta por una comicidad contenida, pero continuada; de manera que sin caer en demasiadas exageraciones y controlando los aspectos grotescos, consigue componer un cuadro coral donde ninguna figura tiene desperdicio, aunque algunas se podrían haber explotado todavía mejor en clave de comedia.

Especialmente tronchantes resultan las escenas que siguen al fallecimiento del presidente, tanto en lo que se refiere al pomposo funeral como a la toma de las importantes decisiones del Comité Central del Partido Comunista.

No obstante, llama la atención la forma en que la película deriva a terrenos dramáticos y violentos en los últimos minutos, donde se olvida de introducir gags que oxigenen las tensas situaciones del final y devuelvan la sonrisa completa al espectador; dejando sensaciones encontradas.

Steve Buscemi está fenomenal como Nikita Kruschev pero se reparte el peso de esta cinta con notables veteranos como Jeffrey Tambor y Simon Russell Beale, también excelente encarnando al temible Lavrenti Beria. A ellos se suman en roles secundarios, con participación destacada, Olga Kurylenko, Paddy Considine y Jason Isaacs.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Loving Pablo

A pesar de las distintas aproximaciones, cinematográficas y televisivas que recientemente se han llevado a término sobre la figura de Pablo Escobar, el nuevo trabajo del reputado director Fernando León de Aranoa (‘Los lunes al sol’, ‘Un día perfecto’) es, por sí solo, muy apreciable. La historia se mantiene siempre en un elevado nivel de interés, aunque en ocasiones se mueva de forma aleatoria por los hechos que recrea.

La tormentosa aventura amorosa del temido narcotraficante con la popular periodista Virginia Vallejo sirve de hilo conductor y prácticamente de pretexto, para hacer un recorrido sobrecogedor por el ascenso y caída de este funesto criminal, que mantuvo en jaque a un país entero.

Las oscilaciones del relato marcan ligeros altibajos, ya que, por un lado, resulta absorbente cuando se centra en la formación del cartel de Medellín y en la manera en que fue adquiriendo peso en el negocio de las drogas, de la mano de su despiadado cabecilla. De hecho traza perfectamente la evolución del protagonista y alcanza unas elevadas cotas de suspense con matices terroríficos.

Sin embargo, al seguir a la presentadora y a su contacto de la DEA, la narración, si bien se toma unos convenientes respiros, se resiente de cierto decaimiento. En cualquier caso, nunca se aleja demasiado del argumento central y va in crescendo. aunque se precipita en los acontecimientos que marcaron el hundimiento y final del nefasto personaje.

A Javier Bardem ya no le queda nada por demostrar ante las cámaras y con independencia de las filias y fobias que genera, se debe aplaudir su descollante interpretación. Cada mirada traspasa la pantalla y pone los pelos de punta, ensombreciendo a quienes le secundan. Frente a él, Penélope Cruz rinde, como el resto, bastante por debajo; aun así hace valer el oficio que atesora, como se pone de manifiesto en dos escenas muy notables en las que se luce.

Óscar Jaenada y un inexpresivo Peter Sarsgaard figuran también en el elenco del film, que por otra parte cuenta con excelentes apartados técnicos, manejados con destreza por su buen director.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Héroes en el Infierno

Se podría entender que esta es una película sobre superhéroes anónimos, solo que los protagonistas no tienen poderes sobrenaturales, sino únicamente determinación y el compromiso con su trabajo, la naturaleza y la comunidad de la que forman parte. Con la intención de realzar tan nobles virtudes, el director John Kosinski (‘Tron Legacy’, ‘Oblivion’) rinde homenaje a las brigadas forestales a través de un grupo de valientes de Prescott (Arizona). El resultado es un recomendable largometraje que habla del sacrificio y del sufrimiento, pero también de las relaciones humanas, alcanzando cotas espectaculares y un tono épico en muchos momentos.

Basada en unos hechos reales, ocurridos hace pocos años, nos presenta a un equipo de bomberos acostumbrados a combatir grandes fuegos en las montañas. De entre ellos se centra en el responsable de la unidad y en un joven desnortado, quien tras enterarse de que va a ser padre intentará dejar atrás sus malos hábitos ingresando en el cuerpo, a pesar de su escasa preparación.

Desde el principio hasta el final equilibra el tratamiento de los personajes y de sus entornos familiares, salpicados de notas agridulces, con las diferentes misiones que deben llevar a cabo, donde se juegan el físico.

El guión cuida su vertiente más sosegada y emocional y sin que esa parcela tenga un gran recorrido, le da suficiente entidad al film y sirve para sacar a la luz oportunos dilemas morales. Para ello se apoya en distintos personajes que paulatinamente van ganando peso.

Por otra parte, se vale de impactantes efectos visuales cuando lleva la acción a los incendios. Si bien esos pasajes se antojan justos de alicientes, la admirable labor de los departamentos técnicos permite asimilar estas secuencias a las de auténticas batallas contra un enemigo implacable, lo que se pone especialmente de manifiesto en un desenlace tan absorbente para el espectador como tenso y angustioso.

Acorde con las ambiciones de la producción, cuenta con un reparto de lujo que no defrauda, encabezado por Josh Brolin y Miles Teller (‘Whiplash’), perfectamente secundados por Jennifer Connelly, Taylor Kitsch (‘John Carter’) y Jeff Bridges, quien además de modificar sensiblemente su aspecto, se permite alguna frivolidad musical.

Al estrenarse en esta temporada, cuando la cartelera reúne la atractiva oferta de las cintas premiadas en los Óscar, se ha quedado sin la atención y distribución que merecía.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas