Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: acción

Crítica | Deadpool 2

Quienes conociendo al personaje acudan a las salas, apreciarán que esta secuela supera a su predecesora en muchas facetas, lo cual es reconfortante incluso para aquellos a los que no convenció completamente la irrupción del superhéroe más gamberro de Marvel. Los responsables de su adaptación a la gran pantalla parecen haber tomado conciencia de la necesidad de mejora y superación y han conseguido armar una propuesta nada desdeñable.

Resulta paradójico que cuando en las taquillas arrasa ‘Vengadores: Infinity War’, se presente Deadpool dispuesto a darle réplica moviéndose por unos derroteros bien diferentes. La aventura que protagoniza esta especie de “Torrente con mallas” viene cargada de comicidad y acción digerible. Solo peca de excederse en los alargados compases finales. No obstante, este reparo queda compensado con la retahíla de gags ingeniosos subidos de tono, guiños con toques nostálgicos, un sinfín de referencias cinematográficas en clave sarcástica y elevadas dosis de autoparodia.

Esta vez Wade Wilson se enfunda su peculiar atuendo con el propósito de proteger a un joven mutante, que se ha convertido en el objetivo del letal Cable. Este tipo, equipado con armas demoledoras, ha viajado en el tiempo desde el futuro para saldar deudas pendientes con el chico. A tan arriesgada misión se unirán otros valientes formando un auténtico equipo de élite (o no tanto): los ‘X-Force’.

Ya antes de los títulos iniciales asistimos a una auténtica declaración de intenciones de lo que depara el film: de manera vertiginosa concatena secuencias trepidantes en las que los tiroteos alternan con la ironía y pinceladas gore. Ello desemboca en los rompedores créditos de apertura, toda una humorada con hechuras propias de la saga ‘007’.

A partir de ahí no hay respiro. Tampoco faltan los chistes de sal gruesa, que a buen seguro espera el espectador que vio la película anterior. Así, la intensidad va creciendo hasta llegar a la cantada resolución, donde el guion se explaya y se gusta demasiado. Afortunadamente, al desenlace siguen varias escenas extras auténticamente sorprendentes, sin que debamos esperar al último fotograma para disfrutar de ellas.

Ryan Reynolds parece estar en su salsa, totalmente desatado, pero conviene señalar que el papel también tiene una elevada exigencia física. Cumple perfectamente como villano Josh Brolin; mientras que Zazie Beetz aporta el contrapunto preciso de desparpajo y frescura en un rol que pide continuidad en las próximas entregas.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Juego de Ladrones. El Atraco Perfecto

Lo mejor que se puede decir de este thriller policíaco es que hace llevaderos sus 140 minutos de metraje; un entretenimiento que maneja con corrección los lugares comunes del género, pero sin aportar nada destacable. La historia se apoya en el antagonismo entre sus dos coprotagonistas, que se mueven respectivamente a uno y otro lado de la ley; un hilo conductor que recuerda demasiado a ‘Heat’ (1995). Por lo tanto, la comparación es inevitable y en ese apartado sale perdiendo, aun así, obviando ese contraste, se deja ver.

Tras el violento ataque a un furgón blindado, el implacable sheriff del condado de Los Ángeles se pone tras la pista de los profesionales del robo que han llevado a cabo el asalto, donde se dan circunstancias sin explicación aparente. Pronto descubre a los autores, a quienes sigue de cerca, aunque desconoce el verdadero propósito de su siguiente atraco.

Dado que el guion se desarrolla tomando como referencia la rivalidad entre el expeditivo agente del orden y el cabecilla de los delincuentes, perfila con detalle a ambos, abriéndose a explorar sus convulsas parcelas personales para darles mayor entidad, especialmente en el caso del primero. Este aspecto se lleva a extremos, en ocasiones, innecesarios, mientras que, por el contrario, descuida la continuidad de la trama principal, de manera que, sin ser la tónica general, se aprecian vacíos a la hora de justificar adecuadamente determinadas secuencias cogidas por los pelos; así que el plan de “perfecto” tiene lo justo.

También se echan en falta los giros inesperados. La capacidad para sorprender al espectador es bastante limitada y solo a modo de epílogo introduce un golpe de efecto que resulta poco convincente.

Al margen de ello, no faltan las persecuciones y tiroteos (concentrados al principio y al final) por las calles de la ciudad angelina, que cumple su rol como marco idóneo para la acción; no obstante apuesta por el suspense contenido, con picos de elevada tensión que no acaba de explotar.

Gerard Butler (‘Objetivo: la Casa Blanca’, ‘300’), tiene estos papeles muy trabajados y cumple sin deslumbrar. Frente a él destaca el menos conocido Pablo Schreiber (‘13 horas: los soldados secretos de Bengasi’), quien confiere un convincente carisma a su personaje, sin caer en exceso.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Ready Player One

Steven Spielberg vuelve a destapar el tarro de las esencias y tras la brillante ‘Los archivos del Pentágono’ (2017) regresa al terreno de la ciencia-ficción con esta película trepidante y nostálgica, dirigida tanto al público juvenil como a aquellos adultos que disfrutaron de la adolescencia en los 80.

La premisa de la historia parece sacada de ‘Charlie y la fábrica del chocolate’ y es que está basada en otra novela inspirada a su vez por la obra de Roald Dahl, un best seller firmado por Ernest Cline, que traslada la acción al 2045. En los suburbios de Columbus (Ohio) encontramos a Wade Watts, un virtuoso de los modernos videojuegos interactivos con los que se puede acceder a una vida diferente y embarcarse en aventuras extraordinarias. Cuando el creador de OASIS, la empresa líder del sector, fallece sin herederos, se pone en marcha el dispositivo que él mismo había previsto: quien dentro de sus fantásticas creaciones encuentre tres llaves ocultas y el secreto que esconden pasará a dirigir la fastuosa corporación. Este chico humilde se dispondrá a conseguirlo, enfrentándose a los expeditivos métodos de la compañía competidora por hacerse también con el control de su rival.

El film es esencialmente un entretenimiento completo, pese a que se sostiene en una visión del futuro, a poco que pensemos, tan desalentadora como probable con una sociedad adicta a las ficciones proporcionadas por dispositivos electrónicos. El excepcional director, como hiciera en ‘A.I. Inteligencia Artificial’ (2001), ejerce de Julio Verne y aprovecha su desbordante imaginación para proyectarse hacia el mañana y lo hace, paradójicamente, con la vista puesta en recuerdos que pertenecen a más de una generación, en lo que constituye una de sus genialidades. No obstante, termina matizando los argumentos que maneja alegremente y se redime con un redundante mensaje final ante lo que podría ocurrir en un mundo enganchado a universos virtuales, recordando que la realidad siempre es mejor porque es lo único real.

Desde los primeros instantes la historia no da tregua y a medida que va avanzando gana en intensidad con la incorporación de nuevos personajes de entidad que descargan el peso del protagonista y deparan un agradecido tono coral, aunque el villano desentone en ocasiones. Además, se debe aplaudir la habilidosa incorporación del repertorio de referencias y homenajes a elementos de todo tipo que fueron muy populares hace casi cuatro décadas, incluyendo la acertada selección de canciones pop que marcaron los éxitos de grupos e intérpretes como Blondie, A-ha, Prince, Depeche Mode, Tears For Fears, The Buggles, etc.

El despliegue visual se sustenta en un enorme trabajo sobre aplicaciones infográficas y en la utilización de la técnica de captura de movimiento, con unos resultados impresionantes que embargan por completo la atención del espectador. A ello se une la banda sonora de Alan Silvestri (‘Regreso al futuro’, ‘Depredador’); quien fuera un discípulo aventajado de John Williams responde a las elevadas exigencias de esta producción.

La apreciación de la aportación actoral queda condicionada por ese derroche de efectismos digitales entre los que se mueven. Aun así hay que destacar la participación de los jóvenes Tye Sheridan (‘Mud’) y Olivia Cooke (‘Yo, él y Raquel’), arropados por el oficio de Mark Rylance (‘El puente de los espías’, ‘Dunkerque’), quien se presenta con un aspecto sorprendente y el carisma de malvado de Ben Mendelsohn (‘American Kingdom’, ‘Rogue One: Una historia de Star Wars’), que aquí exagera un tanto su registro hasta flirtear con lo grotesco.

130 minutos de diversión asegurada para niños y mayores, que hacen de este estreno una oferta ideal para disfrutar en familia.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | El Extranjero

Viendo el cartel y los nombres del reparto podría pensarse que detrás de este título encontraremos una cinta de acción al uso; sin embargo, la adaptación de la exitosa novela ‘The Chinaman’, obra de Stephen Leather, da como resultado un intenso thriller, actual y entretenido, que conforme se desarrolla va multiplicando el interés y la incertidumbre sobre su desenlace. Lo que parece una simple historia de venganza, derivada de un acto terrorista, extiende sus ramificaciones hacia una intriga policial y política sin desperdicio que demuestra una notable capacidad para sorprender.

Después de la explosión de una bomba en el centro de Londres, el dueño de un pequeño restaurante, de origen chino, queda abatido por la terrible pérdida que acaba de sufrir. Cuando se da a conocer que la autoría corresponde a un grupo radical irlandés, utilizara medios muy expeditivos con el fin de presionar a un reputado político, antiguo militante del IRA, convencido de que éste sabe quienes son los culpables.

La primera parte del film peca de llevar hasta extremos insospechados los ardides que el protagonista prepara con el objetivo de amedrentar al viceministro británico. Dedica demasiado tiempo a este apartado en lo que se antoja una reacción ofuscada y carente de motivación suficiente como para alcanzar estas cotas violentas.

No obstante, a medida que la trama avanza consigue redimirse, tanto al dedicar la debida atención a otros argumentos esenciales que abren nuevos interrogantes, como cuando destapa impensables secretos de los distintos personajes que van entrando en juego. Todo ello sin olvidarse de la acción, que dosifica paulatinamente para que resurja en los momentos realmente precisos, hasta abocarnos a una vibrante resolución y un epílogo muy justo, dejando la sensación de haber visto una película de género bastante notable.

Jackie Chan intenta reverdecer laureles y sin el mismo carisma y energía de antaño, se gana al espectador por la humilde personalidad que confiere a su rol, haciendo que incluso asumamos las proezas físicas que es capaz de realizar. Pierce Brosnan le da adecuada réplica en un perfil que va ganando matices a lo largo del relato.

Estamos ante un estreno plenamente recomendable para los amantes del cine de evasión que, seguro, verán cumplidas sus expectativas.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas