Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: amores

Crítica | Cada Día

El original planteamiento de esta comedia romántica daba mucho más juego del que al final le saca el guion. Es una lástima que, aunque toda la historia pivota en torno a un elemento sorprendente y a priori, imprevisible, acabe desviándose hacia manidos tonos remilgados, e incluso pierda su capacidad para asombrarnos. No obstante, el resultado es, cuanto menos, una cinta entretenida y dirigida fundamentalmente al público adolescente, dejando en los adultos la sensación de haber desaprovechado una interesante premisa.

Rhiannon tiene en su novio del instituto la vía de escape a la crisis por la que atraviesan sus padres, pese a que no le presta la atención que le gustaría. Todo cambia el día en que lo encuentra muy diferente, mostrándose sumamente atento con ella. Poco después sabrá que fue poseído por una sensible alma errante, que cada 24 horas ocupa el cuerpo de una persona distinta; lo cual no impedirá que entre ambos comience a surgir una atracción irreprimible.

Además de lo apuntado, el mensaje inspirador del relato y de la novela en que se basa, obra de David Levithan, no acaba de aflorar con la emoción y significación que merece. Esa noble idea de poner en valor la belleza interior y no la física, se plasma de forma irregular, porque la protagonista siempre comparte los instantes de mayor intensidad emocional con chicos de buena apariencia.

Coartada por los parámetros clásicos y nada transgresores, a lo largo de la película apenas se atisba la complacencia con relaciones que se aparten de los modelos tradicionales. Ello también se aprecia en la resolución, a la que incorpora un ligero aire emotivo, para terminar optando por una fórmula políticamente correcta.

Angourie Rice (‘La seducción’) conduce el film con soltura y frescura en un rol de exigencia limitada, en el que encaja perfectamente. Del numeroso elenco de jóvenes actores que dan vida a los personajes en quienes recala el inquieto y enamoradizo espíritu, destacan Lucas Jude por su simpatía y vis cómica y el desenvuelto Owen Teague. Por otra parte, María Bello realiza pequeñas intervenciones y aporta lo justo.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Inmersión

Win Wenders firma este intenso drama romántico, que aúna tintes poéticos e intrigas de incierto desenlace, en lo que es un ejercicio cinematográfico de apreciable plasticidad que nunca decae, apoyado en sus sobresalientes interpretaciones.

En un lujoso hotel de la costa atlántica francesa coinciden una científica que estudia las profundidades marinas y un agente del MI6. Es una estancia de relax antes de acometer sus siguientes trabajos: ella se ha preparado para descender al fondo del océano en un batiscafo y él viajará a Somalia con otra identidad. Los dos se enamoran, pero pocos días después pierden el contacto sin ninguna explicación.

La película afronta simultáneamente distintos ejes argumentales, siempre vinculados y consigue cautivar, tanto por aquello que cuenta como por su puesta en escena. Superada la idílica introducción, planteada desde una perspectiva actual y asumible, la narración se desdobla, manteniéndose en un álgido tono de tensión, sin excluir la parcela sentimental.

Por un lado, plantea un relato, en clave de thriller, donde el espía británico se ve sometido a una situación límite, proyectando las angustiosas sensaciones a que le abocan las circunstancias que ha de soportar. Por otra parte, no descuida el desasosiego psicológico que sufre la joven bioquímica justo cuando está a punto de hacer realidad un sueño que lleva tiempo esperando. En ese marco, donde cualquier resolución es posible, acierta con un final muy apropiado.

Tampoco hay que pasar por alto sus excelencias técnicas, determinantes para conferir un plus de calidad a esta producción europea con participación española. Ello se deja notar especialmente en las imágenes de las bellas localizaciones naturales por donde transcurre, que la fotografía aprovecha para lucirse, y en el lirismo de la melódica banda sonora compuesta por Fernando Velázquez (‘Lo imposible’).

Alicia Vikander se reafirma como la estrella ascendente que es, tal como ha venido demostrando en sus últimos trabajos (‘La chica danesa’, ‘Tomb Raider’) y aquí nos transmite plenamente la desazón de su personaje. Frente a ella James McAvoy (‘Múltiple’) vuelve a hacer gala de su virtuosismo y capacidad de adaptación a cualquier perfil y se luce en un papel exigen

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas