Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: Colin Farrell

Crítica | Roman J. Israel, Esq.

Estamos delante de uno de esos casos en los que la descollante interpretación de su protagonista convierte la película en una propuesta, cuanto menos, digna de atención. Denzel Washington se ha implicado plenamente a la hora de caracterizar a Roman J. Israel, Esq., quizá atraído porque es un tipo muy diferente a aquellos que encarna más habitualmente. Ello compensa la irregularidad de la intriga, en ocasiones desenfocada.

Un abogado penalista de Los Ángeles, con especial debilidad por los delitos en que están implicadas personas desfavorecidas, se ve en aprietos cuando su mentor, titular del bufete en el que lleva años trabajando, sufre un infarto. Poco después se encontrará en la tesitura de aceptar o rechazar la oferta que le hace una importante firma, de mayor categoría, pero alejada de los ideales que defiende.

Las secuencias iniciales se esfuerzan en dibujarnos adecuadamente a los personajes, especialmente a este letrado comprometido con los derechos civiles, con el fin de poder enfatizar la transformación que experimenta en tan solo tres semanas. En ese apartado, que se aborda aceleradamente, tiene la habilidad de voltear su forma de pensar y actuar, a la vez que va cambiando de apariencia física, pasando de ser un “sabio despistado” desaliñado y despreocupado por la manera de vestir, a presentarse como un elegante y atractivo caballero. Esta parcela y algunas frases brillantes son lo mejor de un guion que no es redondo.

Pese a sus buenas intenciones, para alcanzar a tocar el punto débil de ese hombre íntegro, ante las tentaciones y corruptelas que le rodean en las altas esferas, se precipita y recurre a argumentos burdos, acumulando torpemente pequeñas desgracias y contratiempos que le superan, además de dispersarse en la narración. Así, la defensa de los valores vinculados a la decencia, igualdad y justicia que él representa pierde fuerza por el camino.

El actor neoyorquino, justamente nominado al Óscar, llena la pantalla y ensombrece a sus compañeros de reparto, entre quienes figura Colin Farrell, en un rol bastante seco y de registros similares a los que asume frecuentemente, si bien al final acaba dando un súbito bandazo difícil de creer. Por su parte, Carmen Ejogo queda en una posición secundaria, aunque necesaria para subrayar el mensaje del film, propósito que se consigue a medias.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica: El sacrificio de un Ciervo Sagrado

Antes de mirar el elenco interpretativo de este título, llamativo sin duda, habría que fijarse en el nombre del director, Yorgos Lanthimos y saber que ha firmado películas tan reputadas e inclasificables como ‘Canino’ (2009) y ‘Langosta’ (2015). Estamos ante un cineasta que aplica una impronta de elegante surrealismo a cada historia que lleva a la pantalla y ésta no iba a ser menos. De ahí que quien no acepte ese tipo de propuestas tan originales y meritorias en determinados aspectos, como imposibles de entender desde parámetros convencionales, hará bien en abstenerse de acercarse a su proyección.

En esta ocasión nos presenta a un eminente cardiólogo que entabla amistad con el hijo adolescente de uno de sus pacientes, que murió cuando estaba siendo sometido a una operación a corazón abierto. Realmente el chico culpa al cirujano por la muerte de su padre y acaba augurándole terribles desgracias. Los funestos presagios comienzan a hacerse realidad cuando, repentinamente, el hijo del médico pierde la movilidad en las dos piernas.

Lo que mejor hace el film es crear el ambiente de permanente y creciente tensión psicológica que pide el guion para funcionar dignamente, dinamitando esa situación angustiosa con acontecimientos puntuales que descolocan por completo; un clima turbador que estalla con brotes violentos secos e inesperados.

Esa atmósfera, perfectamente lograda, contrasta con lo inexplicable de los hechos dramáticos y truculentos que se van sucediendo y también con ciertas reacciones difíciles de justificar de los protagonistas, lo que arrastrará al desquicio del espectador si busca darle un sentido lógico a todos los elementos del relato. En esa línea nos aboca a un desenlace áspero, extraño e incomodo, ajustado a cuanto le precede.

En otro orden de cosas, conviene señalar que abusa de la música atonal y estridente hasta resultar molesta, como si no tuviera ya bastante con las imágenes que, eso sí, responden a una cuidada dirección técnica.

El otro punto fuerte de tan singular producción pasa por el reparto, donde luce el temperamento que vuelca en su personaje Colin Farrell, llenándolo de matices. Frente a él, se ratifica como una promesa en firme el joven Barry Keoghan (‘Dunkerque’), más expresivo y hasta aterrador con sus miradas y gestos que con las palabras. Igualmente notable resulta la actuación de Nicole Kidman, destapando sus virtudes actorales en el rol de madre atormentada por lo que les ocurre a los suyos.

Estreno dirigido a los seguidores del realizador griego y a los amantes de las rarezas cinematográficas.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas