Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: españa

Crítica | Las Leyes de la Termodinámica

No se puede negar la originalidad del planteamiento, ni la notable factura técnica que evidencia la puesta en escena de esta agridulce comedia romántica. Ahora, también es patente que lo elevado de sus pretensiones causan el efecto contrario al deseado y la hacen difícil de digerir en muchos momentos, bien porque entra en bucle o se pierde en reiteradas disquisiciones científicas.

Prácticamente como si se tratara de un documental, introduce los testimonios de diferentes investigadores acerca de las leyes de la termodinámica y de los factores que las condicionan, para acto seguido realizar una transposición de su aplicación al terreno de las relaciones sentimentales, en lo que es un comienzo prometedor.

A modo de ejemplo escoge a Manel, profesor de física en prácticas, que accidentalmente conoce a una cotizada modelo y actriz de quien se enamora de ipso facto, a pesar de tener pareja. Este encuentro dará pie a diversas reacciones en cadena que irán condicionando su futuro inmediato de manera imprevisible aunque él trate de darle un significado lógico a todo lo que ocurre atendiendo a los postulados de la ciencia.

El guion, acertadamente, va alternando distintos planos temporales en los que contrasta el comportamiento de los protagonistas ante las mismas circunstancias según la posición que ocupan. Sin embargo, termina abusando de este y otros recursos que toman un cariz retórico. Ello provoca que el desarrollo del hilo conductor de la película se atasque y pierda la chispa del inicio. Además, curiosamente, acaban aportando más toques de humor los personajes secundarios que los principales

Frente al excelso manejo de la cámara que domina a la perfección su director, Mateo Gil y a la inspirada banda sonora compuesta por Fernando Velázquez, nos encontramos un plantel de actores que rinde de forma desigual. Vito Sanz nunca le da el punto de equilibrio y entidad que merecía su papel. Berta Vázquez sale mejor parada gracias a la naturalidad y frescura con que se desenvuelve. Por su parte, Chino Darín repite en un perfil de seductor que ya se está convirtiendo en demasiado habitual y Vicky Luengo resulta un grato descubrimiento; mientras que Irene Escolar y Josep Maria Pou cumplen sobradamente en sus pequeñas intervenciones.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica: Ferninand

El cuento de Munro Leaf, que ya inspiró un cortometraje de Walt Disney en 1938, sirve de base a esta digna película de animación, con mensaje, humor y momentos brillantes; pese a que su factura técnica no sea especialmente deslumbrante. Al margen de ello, son muchos quienes han querido ver en esta producción básicamente una denuncia antitaurina. Sin embargo, quedarse con eso, supone obviar el valioso contenido que subyace en esta bienintencionada historia, pensada para el público infantil, destinatario principal de este estreno y de la obra que adapta.

Ferdinand es un becerro al que no le gusta embestir, prefiere contemplar las flores aunque le tilden de cobarde. Cuando consigue escapar de la finca donde está recluido es acogido por un granjero y su hija. En su nuevo hábitat podrá disfrutar de una vida apacible; pero la felicidad le durará poco y deberá enfrentarse al destino que le marca su naturaleza.

Sobre estos argumentos construye un relato que va de menos a más, introduciendo secuencias vibrantes y otras gratamente sorprendentes, como el duelo de bailes entre tres caballos de doma y el variopinto grupo de bóvidos entre los que se encuentra el protagonista. Sin decaer en ningún instante alcanza el movido tramo final que transcurre en Madrid. En el camino quedan aprovechables lecturas sobre aspectos como la amistad, el respeto por los seres que son diferentes a los demás y el rechazo a la violencia.

Por otra parte, suma alicientes con un elenco de secundarios, caracterizados en su mayoría para reforzar la comicidad de la cinta, con papel destacado para tres intrépidas comadrejas, a quienes se suman los equinos y los singulares astados, ilusionados con acabar enfrentándose en la arena a un ilustre torero.

La recreación de los lugares en los que la acción se desarrolla evidencia un conocimiento detallado de los escenarios reales. Así, inicialmente, resulta fácil identificar el puente de Ronda con la población al fondo y posteriormente, cuando se traslada a la capital de España, pasa por la Puerta de Alcalá, la estación de Atocha y la plaza de Las Ventas, además de incorporar detalles propios de la ciudad.

No obstante, también es innegable que, a pesar de la documentación que demuestra sobre el mundo de los toros, altera a voluntad algunas referencias clásicas para que encajen adecuadamente con el sentido que quiere darle a la narración.

Carlos Saldanha, codirector de ‘Ice Age: La edad de hielo’ (2009) y ‘Robots’ (2005) y responsable de ‘Rio’ (2011), vuelve a cumplir con las expectativas aun sin llegar al mismo grado de lucimiento y si bien, en conjunto, no supera la propuesta de Disney (‘Coco’), constituye una apreciable alternativa.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova.

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas