Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: idris elba

Crítica | Molly’s Game

Una vida auténticamente de película depara este intenso largometraje, basado en el libro que recoge las memorias de su intrépida protagonista, que solo peca de un evidente exceso de metraje. Ello no quita para reconocer la capacidad de fascinación que ejerce esta singular mujer sobre el espectador desde los primeros instantes gracias a una personalidad cautivadora que se hace valer conduciendo con destreza la narración.

Molly Bloom estaba considerada como una de las mejores esquiadoras profesionales de Estados Unidos hasta que un accidente truncó su carrera en las pistas. Antes de estudiar Derecho decidió pasar un año sabático en Los Ángeles, donde, casualmente, conoció los entresijos de partidas de póker a las que acudían estrellas de cine y destacados empresarios. Poco tiempo después, ella misma comenzó a organizar las timbas más solicitadas de la ciudad; aunque tanto movimiento de dinero no pasó desapercibido.

La historia se estructura básicamente en dos vertientes: la relación entre esta singular empresaria con su abogado, después de que fuera acusada por el Estado de colaborar con mafiosos rusos y los recuerdos de lo que fue su ascenso vertiginoso. En ambos casos el interés va creciendo: en uno por conocer el devenir de la causa judicial y en el otro por ver como progresa esa burbuja de éxito arrolladora. A ello se van uniendo pequeños fragmentos que nos ilustran sobre la difícil relación con su padre, de quien se fue distanciando completamente; aprovecha así esté apartado para introducir notas emotivas que tienen especial relevancia en el tramo final.

Pese a una impecable factura técnica y un ritmo abrumador, hay que convenir que reitera innecesariamente situaciones intrascendentes o innecesarias como la apresurada y compleja explicación de las diferentes manos ganadoras del popular juego de naipes, alargando su duración hasta 140 minutos.

Jessica Chastain, como ya hiciera en ‘El caso Sloane’ (2016), vuelve a estar espléndida en un rol de elevada exigencia que resuelve de forma sobresaliente, empequeñeciendo a su compañero Idris Elba y dando justas réplicas a un notable Kevin Costner, que se luce en un rol secundario.

El dramaturgo y guionista Aaron Sorkin (‘La red social’, ‘El ala oeste de la Casa Blanca’) debuta con nota como director, si bien se ha gustado demasiado y no ha mirado el reloj.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica: Thor: Ragnarok

Las aventuras cinematográficas del superhéroe del martillo se van superando poco a poco en espectacularidad y alicientes, y esta tercera entrega, sin duda, queda sensiblemente por encima de las anteriores. Para ello, un factor esencial reside en acompañar el desarrollo de la historia de acertadas notas de humor, casi siempre en clave de autoparodia; un recurso ya presente en ‘Thor: El mundo oscuro’ (2013) y que aquí se consolida como la fórmula idónea para aligerar tensiones, además de acercarse al espíritu de las historietas actuales.

Asgard se encuentra en manos de la despiadada y todopoderosa Hela, la diosa de la muerte, que pretende dominar el Universo comenzando por su lugar de origen, al que ha vuelto mucho tiempo después. Thor, cautivo en un planeta lejano, deberá regresar antes de que sea demasiado tarde. A su causa se acabarán uniendo unos cuantos valientes, forjando una alianza singular: ‘Los Vengativos’.

Al igual que sucede en los cómics y pensando especialmente en sus seguidores, también tienen cabida distintas figuras emblemáticas de Marvel que ya han aparecido en varias películas, e introduce referencias contenidas en títulos recientes de esta factoría, de manera que los aficionados entiendan esta producción como parte de un ambicioso proyecto global, lo que le confiere mayor entidad.

En lo que se refiere a los argumentos que maneja, consigue recrear un episodio bien estructurado, fácil de seguir y que diversifica sus puntos de atención, sin renunciar a esos continuos contrapuntos de comicidad. Para ello, el protagonista cede terreno a diferentes personajes que adquieren un peso destacable y enriquecen el conjunto.

Y por supuesto, como no podía ser de otra forma, las secuencias de acción resultan trepidantes, con un despliegue de efectos visuales eficaz, que nunca llega a ser apabullante.

Chris Hemsworth y Tom Hiddleston repiten en papeles que conocen a la perfección y esta vez se ven sorprendidos por Cate Blanchett, impecable y arrolladora como la temible villana que encarna. A ellos se suma una larga nómina de nombres que necesitan de poca presentación: Mark Ruffalo, Anthony Hopkins, Idris Elba y Jeff Goldblum, entre otros.

Al margen de quedarse en la butaca hasta que se enciendan las luces de la sala, para no perderse las consabidas escenas de propina, ocultas entre los créditos finales, es recomendable prestar atención a los sorprendentes cameos de rostros muy conocidos.

Ficha técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Críticas: La montaña entre nosotros

El trabajo actoral, más que los bellos y gélidos paisajes donde transcurre la acción, mantienen la dignidad cinematográfica de este estreno, que de no ser por ello, podría haber pasado por un discreto telefilm vespertino.

Idris ElbaLa historia tiene una parte dramática en la cual siempre atisbamos que los protagonistas, pese a encontrarse en una situación extrema, van a estar a salvo, con lo cual minimiza la incertidumbre del relato, pero aun así se deja ver en esa parcela. Sin embargo, cuando, de golpe, introduce argumentos románticos empieza a flaquear.

Una fotógrafa que debe coger un avión para llegar a tiempo a su boda y un cirujano que ha de viajar hasta Baltimore con urgencia ven como sus planes se trastocan cuando se cancelan los vuelos debido a una tormenta. Esta previsión no les impide alquilar los servicios de un veterano piloto para que les lleve en su pequeño bimotor, pero en medio de las nevadas montañas de Colorado surge un imprevisto.

El guion, una vez centra las delicadas circunstancias que se ciernen sobre los personajes, va concatenando con habilidad diferentes incidentes a los que se han de enfrentar, trazando una línea de dificultades ascendente. De manera que aun acumulando contratiempos, dota a su desarrollo de una agradecida agilidad. No obstante, le cuesta alcanzar unas cotas de tensión sustanciales y da por supuestos o evita algunos detalles esenciales, restando realismo a la odisea.

Lo que peor encaja son las notas de mutua e irrefrenable atracción que surgen repentinamente entre ambos y que, si ya en un contexto desesperante tienen mala cabida, cuando pasan a un primer plano, en el último tramo del metraje, resultan todavía más difíciles de asumir. Es precisamente, en esos minutos finales, que alargan demasiado el cierre, donde adquiere un tono excesivamente pastel.

La apreciable fotografía de las localizaciones naturales en que ha tenido lugar el rodaje es un elemento a favor de esta producción que encuentra su mejor baza en la implicación de sus intérpretes. Tanto Kate Winslet como Idris Elba, pese a encarnar a dos desconocidos, consiguen generar una química aceptable a la hora de afrontar una prueba de supervivencia, lástima que no sean tan convincentes cuando se trata de emociones más íntimas. Además, sería injusto obviar la activa participación de un perro perfectamente adiestrado.

El director palestino Hany Abu-Assad, realizador de las premiadas ‘Paradise Now’ (2005) y ‘Omar’ (2013), se pasa al cine comercial sin la misma fortuna.

Ficha técnica en IMDB

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

1 Comentario
Ir a la barra de herramientas