Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: Jeremy Irons

Crítica | La Casa Torcida

Prácticamente desde el principio se tuerce esta desacertada adaptación de la novela homónima de Agatha Christie y ni tan siquiera el golpe de efecto final, sello inconfundible de las obras de la escritora británica, logra enderezarla. Es un querer y no poder donde la mediocridad recorre los apartados artísticos y la mayoría de aspectos técnicos, echando por tierra el resultado que merecía la historia.

El film traslada la acción a finales de los años 50. Tras la repentina muerte de un famoso multimillonario en su lujosa mansión, el detective londinense Charles Hayward recibe la visita de la nieta del difunto. Está convencida de que su abuelo fue asesinado por algún miembro de su familia y por eso le encarga la investigación a este joven con quien tuvo un affaire tiempo atrás.

Lo primero que falla de manera clamorosa es el escaso carisma del protagonista: Max Irons presenta un perfil pusilánime y se muestra incapaz de darle al papel la entidad que merece. Se supone que es el hijo de un insigne policía de Scotland Yard y desde luego, nada parece haber heredado de él (tampoco el actor de su padre, Jeremy Irons). Esta carencia no queda ni mucho menos compensada por el resto del elenco de personajes que le van acompañando: mujeres extravagantes y tipos histriónicos, todos, sin excepción, muy artificiosos.

A ello se suma la desentonada realización que proporciona una narración errática y precipitada, además del abierto tono teatrero que evidencia la puesta en escena en demasiados momentos. Más allá de algunos detalles de la ambientación, poco se puede salvar. La misma casa a que hace referencia el título parece un collage de estancias variopintas, cuya decoración pasa alegremente de lo clásico a lo tétrico o a lo moderno y colorido, y los temas musicales se introducen a destiempo.

Con tantos desaciertos, la sorpresa que guarda celosamente el relato para coronar la intriga, aun no siendo inverosímil, llega tarde y sin la fuerza suficiente para hacer olvidar las sensaciones de cuanto le precede.

En el reparto encontramos nombres de peso, sin que ninguno alcance a brillar especialmente: Glenn Close, Gillian Anderson, Julian Sands, Christina Hendricks y Terence Stamp, en un rol secundario, unos pecan de exagerados y otros de acartonados.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Gorrión Rojo

La influencia de las producciones que han abordado la Guerra Fría es patente en esta producción que actualiza perfectamente los patrones clásicos y además incorpora unas gotas de thriller erótico, casi siempre bien traídas. Desde luego, la adaptación de la novela homónima de Jason Matthews está al nivel de los reconocimientos obtenidos por la obra.

Tras un inesperado accidente, la virtuosa bailarina Dominika Egorova seCrítica | Gorrión Rojo ve obligada a aceptar la oferta que le hace su propio tío para que colabore con los servicios secretos rusos. Ello le asegura a su madre el tratamiento que precisa, pero antes deberá someterse a una dura instrucción y despojarse de pudor y prejuicios. Su primera misión consistirá en sonsacarle información a un agente de la CIA.

Los mejores momentos del film, aun siendo muy notable en conjunto, los encontramos en los minutos iniciales y en su calculado e inesperado desenlace que pone el merecido broche a tan absorbente intriga. Así, presenta a los protagonistas mediante dos intensas y vibrantes secuencias que transcurren en paralelo, una de ellas, en el Teatro Bolshói, especialmente deslumbrante. A partir de ahí, a la maquiavélica preparación de la protagonista, sigue la toma de contacto con su objetivo americano, viéndose ambos involucrados en una trama de amenazas, engaños, seducción y arriesgadas estratagemas que les ponen en grave peligro. De manera que nos obliga a estar pendientes de cada paso que dan, con el mérito agradecido de eludir el exceso de complejidades habituales en esta clase de historias y alternando momentos de suspense y acción que van in crescendo. Afortunadamente, su resolución no defrauda y redondea justamente la película.

Poco se puede decir a estas alturas de Jennifer Lawrence. La joven actriz (27 años) vuelve a deleitarnos con una interpretación brillante en un papel exigente dadas las transformaciones que sufre su personaje, incorporando otro registro impecable a su ya amplio repertorio. Intenta aguantar el tipo Joel Edgerton (‘El regalo’), demostrando su solvencia y no dejándose eclipsar completamente por su compañera; lo mismo que Matthias Schoenaerts (‘Suite francesa’), muy convincente en su oscuro rol. Completan un plantel de lujo varios veteranos que están a la altura: Jeremy Irons, Charlotte Rampling, Ciarán Hinds y Mary-Louise Parker.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica: La Liga de la Justicia

Tras la farragosa y dispersa ‘Batman v Superman: El amanecer de la justicia’ (2016) que dirigió Zack Snyder, DC volvió a confiar en el mismo realizador para esta producción todavía más ambiciosa, aunque razones personales obligaron a sustituirlo, superada la mitad del rodaje, por Josh Whedon (director de ‘Los Vengadores’). En cualquier caso, el resultado, sin ser tan mediocre como su predecesora, deja la sensación de haber desaprovechado buena parte del potencial de este proyecto. Después de que, recientemente, Patty Jenkins realizará un notable trabajo con ‘Wonder Woman’, cabe preguntarse cómo es posible desperdiciar la oportunidad que brindaba ‘Liga de la Justicia’. Seguro que los aficionados terminarán añorando la mano maestra que demostró en estos terrenos Christopher Nolan, todo un lujo que se antoja irrepetible.

Al morir Superman los habitantes de la Tierra se sienten desprotegidos frente al mal. Ese contexto es propicio para atraer a un demoledor ser conocido como ‘Steppenwolf’ y a sus huestes letales. Ante esta terrible amenaza, Bruce Wayne (Batman) formará un equipo de superhéroes para enfrentarse a tan poderoso y despiadado enemigo.

La película aguanta bien los primeros minutos, cuando se dedica a presentar a los distintos protagonistas, con el aliciente añadido de ir incorporando nuevos personajes a este grupo e ilustrarnos sobres sus orígenes, además de aportar varios detalles que enlazan con los films anteriores. Ahora bien, concluida la introducción, que incluye la espectacular entrada en acción del asolador villano de turno, la historia se ralentiza hasta llegar al clímax final, con secuencias y diálogos insulsos, hasta quedarse muy justa de alicientes. La, supuestamente, mejor baza de esta aventura se ve venir casi desde el principio.

En los apartados técnicos poco sorprende su puesta en escena y si algo llama la atención es una impronta recargada de un excesivo colorido en los momentos espectaculares, además de aplicar recursos visuales que confieren a las imágenes un tono poco o nada atractivo. Se salva la banda sonora de Danny Elfman que, sin aportar un motivo central retentivo, tiene el acierto de recuperar leitmotivs fácilmente reconocibles.

Uno de los aspectos que funciona intermitentemente es el que corresponde al sentido del humor, pese a que esté centralizado en la figura del joven Flash, encarnado por Erza Miller, siendo de lo mejor del reparto; lo que tiene mayor mérito dado que es uno de los últimos fichajes de la franquicia, junto a Jason Momoa y Ray Fisher, a quienes supera con creces. Del resto, Gal Gadot vuelve a dejar claro que el papel de aguerrida heroína le va como anillo al dedo, justo lo contrario que le sucede a Ben Affleck en estas lides. Otros, como Jeremy Irons, Amy Adams, Diane Lane, Connie Nielsen o J.K. Simmons, cumplen en sus pequeñas participaciones.

Se debe advertir, a quienes tengan previsto ir a verla que cuando acaban los créditos encontrarán un anticipo de la siguiente entrega.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas