Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: john williams

Crítica | Han Solo: Una Historia de Star Wars

Cuando Disney adquirió los derechos de la saga galáctica, sus rectores vieron las enormes posibilidades de maximizar el filón de esta franquicia; por lo que desde esa posición meramente crematística (algo parecido sucede con los superhéroes de Marvel) hay que entender el goteo de spin-offs como el que nos ocupa. Indudablemente constituyen un reclamo para los millones de fans del universo cinematográfico creado por George Lucas, pero debe comprenderse que su realización, casi en cadena, no los puede acercar a las excelencias de los títulos más dignos y emblemáticos de ‘Star Wars’. Teniendo esto en consideración, cabe rebajar las exigencias a este estreno que en líneas generales es un divertimento. No obstante, si se compara con ‘Rogue One’, de naturaleza similar, sale claramente perdiendo, además de antojarse bastante mejorable.

La historia, que no tiene descanso, cuenta los orígenes de Han Solo, el atrevido y chulesco contrabandista que conocimos en ‘La Guerra de las Galaxias’ (1978), aunque la personalidad que presenta dista sensiblemente de la figura que recordamos. Tras un arranque titubeante, va adquiriendo consistencia conforme desarrolla la trama central: el joven piloto se alía con un grupo de ladrones para robar un peligroso y valioso cargamento. Su propósito es obtener parte de la recompensa y volver a los peligrosos suburbios de la ciudad en la que creció con la intención de liberar a su amada de la mafia; sin embargo, varios contratiempos e imprevistos alterarán esos planes.

Los puntos fuertes del guion residen en ir descubriendo como se van incorporando al protagonista los elementos visibles que le caracterizan, incluyendo a sus habituales compañeros de viaje, compensando parcialmente las carencias advertidas en su perfil. Dejando al margen ese apartado, la aventura sigue un camino descendente, decepcionando en su resolución y aun en mayor medida con una de sus últimas secuencias que descoloca.

En los apartados técnicos, a diferencia de otras entregas, adquieren especial relevancia los escenarios naturales (parajes de Fuerteventura y de los Dolomitas han servido de plató del rodaje), que se integran adecuadamente en la intriga; lo que confiere a esta propuesta un sello particular y novedoso. En cuanto a la banda sonora, el enérgico leitmotiv compuesto por John Williams se deja notar, si bien en ocasiones se abusa de la utilización de la música.

Era difícil que Alden Ehrenreich (‘¡Ave, César!’) o cualquier otro interprete alcanzará a tener el carisma de Harrison Ford en sus tiempos mozos; pese a ello hay que reconocer que se esfuerza en estar a la altura. Mucho mejor queda Donald Glover, convincente en el rol de Lando Calrissian, haciendo olvidar a Billy Dee Williams. Woody Harrelson asume un papel que parece pensado para él, al que le presta unos registros que domina plenamente. Menos afortunadas resultan las planas participaciones de Emilia Clarke y de Paul Bettany, que encarna a un villano inconsistente.

Atendiendo a la dirección de Ron Howard (‘Cocoon’, ‘Willow’, ‘Llamaradas’, ‘Una mente maravillosa’, ‘Apolo 13’, ‘Cinderella man’, etcétera), quien se puso al frente de la producción una vez comenzada, se podía esperar una película sobresaliente, pero no es exactamente así.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Ready Player One

Steven Spielberg vuelve a destapar el tarro de las esencias y tras la brillante ‘Los archivos del Pentágono’ (2017) regresa al terreno de la ciencia-ficción con esta película trepidante y nostálgica, dirigida tanto al público juvenil como a aquellos adultos que disfrutaron de la adolescencia en los 80.

La premisa de la historia parece sacada de ‘Charlie y la fábrica del chocolate’ y es que está basada en otra novela inspirada a su vez por la obra de Roald Dahl, un best seller firmado por Ernest Cline, que traslada la acción al 2045. En los suburbios de Columbus (Ohio) encontramos a Wade Watts, un virtuoso de los modernos videojuegos interactivos con los que se puede acceder a una vida diferente y embarcarse en aventuras extraordinarias. Cuando el creador de OASIS, la empresa líder del sector, fallece sin herederos, se pone en marcha el dispositivo que él mismo había previsto: quien dentro de sus fantásticas creaciones encuentre tres llaves ocultas y el secreto que esconden pasará a dirigir la fastuosa corporación. Este chico humilde se dispondrá a conseguirlo, enfrentándose a los expeditivos métodos de la compañía competidora por hacerse también con el control de su rival.

El film es esencialmente un entretenimiento completo, pese a que se sostiene en una visión del futuro, a poco que pensemos, tan desalentadora como probable con una sociedad adicta a las ficciones proporcionadas por dispositivos electrónicos. El excepcional director, como hiciera en ‘A.I. Inteligencia Artificial’ (2001), ejerce de Julio Verne y aprovecha su desbordante imaginación para proyectarse hacia el mañana y lo hace, paradójicamente, con la vista puesta en recuerdos que pertenecen a más de una generación, en lo que constituye una de sus genialidades. No obstante, termina matizando los argumentos que maneja alegremente y se redime con un redundante mensaje final ante lo que podría ocurrir en un mundo enganchado a universos virtuales, recordando que la realidad siempre es mejor porque es lo único real.

Desde los primeros instantes la historia no da tregua y a medida que va avanzando gana en intensidad con la incorporación de nuevos personajes de entidad que descargan el peso del protagonista y deparan un agradecido tono coral, aunque el villano desentone en ocasiones. Además, se debe aplaudir la habilidosa incorporación del repertorio de referencias y homenajes a elementos de todo tipo que fueron muy populares hace casi cuatro décadas, incluyendo la acertada selección de canciones pop que marcaron los éxitos de grupos e intérpretes como Blondie, A-ha, Prince, Depeche Mode, Tears For Fears, The Buggles, etc.

El despliegue visual se sustenta en un enorme trabajo sobre aplicaciones infográficas y en la utilización de la técnica de captura de movimiento, con unos resultados impresionantes que embargan por completo la atención del espectador. A ello se une la banda sonora de Alan Silvestri (‘Regreso al futuro’, ‘Depredador’); quien fuera un discípulo aventajado de John Williams responde a las elevadas exigencias de esta producción.

La apreciación de la aportación actoral queda condicionada por ese derroche de efectismos digitales entre los que se mueven. Aun así hay que destacar la participación de los jóvenes Tye Sheridan (‘Mud’) y Olivia Cooke (‘Yo, él y Raquel’), arropados por el oficio de Mark Rylance (‘El puente de los espías’, ‘Dunkerque’), quien se presenta con un aspecto sorprendente y el carisma de malvado de Ben Mendelsohn (‘American Kingdom’, ‘Rogue One: Una historia de Star Wars’), que aquí exagera un tanto su registro hasta flirtear con lo grotesco.

130 minutos de diversión asegurada para niños y mayores, que hacen de este estreno una oferta ideal para disfrutar en familia.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Los Archivos del Pentágono

En poco tiempo, comparado con otras producciones de esta entidad, Steven Spielberg ha conseguido realizar una película sobresaliente e imprescindible que está a la altura de sus mejores trabajos. El reputado cineasta nos deleita con un impecable ejercicio de dirección llevando a la pantalla una historia real con la que rinde homenaje a la profesión periodística en unos tiempos en que las redes sociales parecen dar mejor acogida a cualquier rumor infundado que circule por ellas.

Cabría considerar este film como la precuela de otro título indiscutible: ‘Todos los hombres del presidente’ (1976), con el que emparenta tanto por la época como por sus interesantes argumentos, basados en hechos verídicos y por el excelso resultado que deparan ambas producciones, separadas por 42 años, aunque no lo parecería si se vieran de forma consecutiva.

‘Los archivos del Pentágono’ (título indudablemente más acertado que el original ‘The Post’), nos lleva hasta 1971, cuando durante el mandato de Nixon, se filtraron a The New York Times y The Washington Post informes que contenían secretos de Estado. Esos documentos evidenciaban el conocimiento por parte de las altas esferas de la Administración de la debacle en que se había convertido la Guerra de Vietnam, aunque venían vendiendo una versión bien diferente y seguían enviando soldados a aquel infierno. Publicarlos podría ocasionar un cataclismo político, además de los riesgos que corrían los propios periódicos.

Prácticamente, desde la introducción, adopta el tono de un thriller para ir creciendo con cada secuencia. El relato toma como protagonistas a la presidenta y al director del periódico capitalino, entonces todavía considerado de ámbito local y va haciendo una meritoria descripción detallada de sus caracteres y de la relación profesional que les vincula, no siempre pacífica. Ahora bien, tiene el mérito de dotar de entidad a cada uno de los personajes que van interviniendo en la trama, componiendo un tenso e impecable andamiaje narrativo que es también una reivindicación de la libertad de prensa, justo cuando si miramos a la Casa Blanca en estos momentos el mensaje recobra plenamente su vigencia.

Técnicamente, además de una loable ambientación, apreciable en cualquier detalle, nos encontramos con imágenes de texturas muy próximas a la de los largometrajes de los 70, acompañadas de la discreta pero eficaz banda sonora del maestro John Williams.

Un reparto encabezado por Meryl Streep y Tom Hanks, a las órdenes de un genio, necesita de pocos comentarios. Solo cabe apuntar que, estando ambos al nivel que se espera de dos estrellas de su talla, en los cara a cara la actriz de Nueva Jersey gana ligeramente la partida y sus tribulaciones se proyectan de manera palpable.

Por otro lado, sería injusto no destacar las intervenciones del resto del elenco, con mención singular para Bob Odenkirk (‘Breaking Bad’), Bruce Greenwood, Sarah Paulson, Matthew Rhys y Jesse Plemons.

Desde luego, la cartelera está de enhorabuena al reunir estos días una oferta de tanta calidad.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Star Wars: Los Últimos Jedi

Podría pensarse que si ‘Star Wars: El despertar de la Fuerza’ (2015) era un trasunto remozado del film de 1977, este episodio seguiría la senda apuntada y depararía una reinterpretación de ‘El imperio contraataca’ (1980). Sin embargo, constituye una grata sorpresa apreciar que no es exactamente así, aunque son numerosos los guiños hacia el que está considerado el mejor título de la saga.

Más allá de ello, logra componer impecablemente la transición entre el universo de referencia creado por sus tres predecesores, cerrándolo prácticamente con los honores que merece, y unos dignos sucesores, avanzando en los argumentos cuya resolución deberá completarse en 2019, en lo que, visto lo visto, supone un reto de altura.

La historia se retoma justo en el punto en que terminaba la anterior y desde el inicio va simultaneando el seguimiento de los diferentes protagonistas. Por un lado, explota en profundidad la relación entre el veterano maestro Jedi y su discípula, imbuida de una palpable tensión dramática, e incorpora un recurso narrativo sorprendente que abre incógnitas y eleva la atención por el devenir de la joven Rey.

Por otra parte, cuando pone la mirada en sus amigos y en los últimos guardianes de la Resistencia, la película entronca con sus orígenes y se explaya en secuencias de acción vibrante, llevando a estos héroes a situaciones extremadamente delicadas. Tal vez, en esta parcela, se podría haber recortado algo de metraje para evitar sus 150 minutos de duración, dos horas y media matizadas, no obstante, por una parte final absolutamente cautivadora.

Entre las novedades destacadas, junto a giros en la intriga de todo punto inesperados y las continuas pinceladas cómicas, hay que señalar la subtrama que nos transporta a una especie de Las Vegas galactica. Pese a que su introducción en el relato se antoja cogida por los pelos, el resultado que depara en la pantalla lo compensa sobradamente, además de servir para incorporar a un personaje que da mucho juego.

El tercio final es sin duda arrebatador, fusionando viejas referencias y escenarios conocidos con momentos trepidantes, sin descuidar el fondo que sustenta al conjunto, que incluso entre tanta agitación sale plenamente reforzado.

La música de John Williams actúa como otro apreciable elemento vertebrador en ese relevo generacional definitivo, recuperando leitmotivs clásicos, con diferentes variaciones, cuya audición por sí sola es suficientemente ilustrativa, y deleitándonos, a la vez, con otros motivos de nuevo cuño, algunos no tan retentivos pero eficaces en su cometido.

A los actores principales se les ve asentados completamente en sus respectivos papeles, dando una prestancia, si cabe, superior a la primera vez que los asumieron y haciendo valer las razones de sus ascendentes carreras: Daisy Ridley (‘Asesinato en el Orient Express’), Oscar Isaac (‘La promesa’, ‘Suburbicon’), John Boyega (‘Detroit’) y Adam Driver (‘Paterson’, ‘El secreto de los Logan’), conforman ya un reparto de plenas garantías.

Les arropan veteranos como un notable Mark Hamill, que invita a preguntarnos por qué su carrera no ha sido más fructífera y la desaparecida Carrie Fisher, justamente homenajeada antes de los créditos; ambos consiguen tocar la fibra sensible de los nostálgicos. De entre las incorporaciones al elenco, se hace valer el camaleónico Benicio del Toro, un acierto del casting, a quien se suma una correcta Laura Dern, en un rol de perfil bajo.

El cambio de director, de J.J. Abrams a Rian Johnson, si se nota en algo es para bien porque ha logrado cumplir con las elevadas expectativas de los incondicionales de ‘La guerra de las galaxias’.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova.

Deja un Comentario

S01E05: John Williams – Steven Spielberg, el Playlist

Hemos pensado que sería interesante poder oir la selección musical de nuestro último programa sobre John Williams y Steven Spielberg con mejor calidad y sin los comentarios, así que os adjuntamos el playlist de Spotify de los temas mencionados.

Aunque no estén ordenados igual que en el programa no dudamos que es caviar musical para disfrutar.

Deja un Comentario

Feliz 85 cumpleaños Mr. John Williams

John Williams es nuestro héroe y cumple 85 años.

Como de la familia, el yayo Johnny es la banda sonora de nuestra vidas y con permiso de Spielberg no conozco a nadie que me pueda emocionar más con sus violines o hacerme volar con sus trompetas. No es  sólo el mejor compositor de música de cine , es de los mejores compositores de la historia de la música y si don Ennio me lo permite, lo pongo por encima en el podio

Los Dioses se encontraron en los Oscars 2016

Institución cultural en Estados Unidos ( España, cuanto tienes que aprender) es el músico patriota,el de las noticias, el músico de los deportes y las Olimpiadas, pero ante todo la música del cine de nuestros sueños.

Sin Williams Tiburón, sería un bidón de plástico amarillo, Chistopher Reeve y sus  calzonzillos superpuestoso de Ivonne Blake  menos épicos o ET no nos destrozaría el corazón después de más de 100 visionados….

Sentirlo en directo era nuestro sueño y los cumplimos en su 80 cumpleaños en Tanglewood-USA, algo que se debe vivir al menos una vez en la vida.

Amigo John, espero sigas en activo muchos años todavía porque cuando ya no estés con nosotros, será como perder a alguien de la familia con el que te emocionas casi a diario.

Eres y serás siempre nuestro heroe, la música de nuestras vidas.

Su filmografía casi en un vídeo y en lista para Spotify

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas