Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: Kristin Scott Thomas

Crítica | Tomb Raider

Menos glamurosa que su antecesora cinematográfica, la nueva Tomb Raider ofrece básicamente lo que cabe esperar, partiendo de que se trata de la adaptación de un videojuego. No obstante, aun estando ante una propuesta correcta dentro de esos parámetros, funciona mejor en su primera hora que al adquirir el cariz propio de las aventuras recreativas en que se basa.

La historia se centra en sus orígenes: Lara Croft se resiste a aceptar la inmensa herencia de su padre, desaparecido siete años atrás, ya que ello supondría reconocer que murió. Cuando casualmente encuentra las claves del lugar adonde viajó este por última vez, decide seguir los mismos pasos hasta llegar a una isla que esconde terribles secretos.

La presentación de la protagonista está imbuida de las frescura propia de esta joven vitalista, al tiempo que va introduciendo los pilares de una intriga prometedora, aunque luego no sea para tanto. En ese tramo inicial se vale de acertijos y singulares dispositivos para avanzar los ingredientes de lo que será su misión.

Superada esa fase, el guion aborda de forma convencional los argumentos centrales que sostienen la acción; si bien, por fortuna, no se desparrama en exceso y mantiene una agradecida contención, aplicando recursos visuales llamativos solo cuando lo pide el relato. En esta parte es evidente la inspiración en ‘Indiana Jones’ y sin alcanzar cotas tan excelentes, sale del paso con secuencias trepidantes, no deparando grandes sorpresas. Solo en el epílogo se saca un inesperado as en la manga que abre las puertas a una secuela.

El trabajo de Alicia Vikander es esencial para mejorar las impresiones que deja el visionado de la película. La actriz da perfectamente el perfil de una heroína de nuestros días, fuerte, tenaz y vulnerable a la vez y le confiere el toque de humanidad preciso para ganarse al público. Junto a ella, Walter Goggins vuelve a dar la talla como villano implacable, Dominic West mantiene el tipo y Kristin Scott Thomas asume un pequeño rol que deberá desarrollarse en el siguiente largometraje.

Los seguidores de tan popular personaje no saldrán decepcionados de este estreno, pese a las ligeras licencias narrativas que se toma con respecto a la creación original.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | The Party

Aun partiendo de un texto original para el cine, prácticamente el espectador se va a encontrar con una representación teatral en clave de comedia mordaz que tiene algunos altibajos. El guion maneja ideas loables y muy adecuadas con el fin de escenificar sus auténticos y corrosivos propósitos; sin embargo, en ocasiones se pierde en discusiones densas que le restan chispa y ralentizan el desarrollo de los acontecimientos, a pesar de que el metraje no supera los 70 minutos.

La nueva ministra de Sanidad, con motivo de su nombramiento, organiza una reunión de amigos en casa. Entre los participantes, además del esposo de la anfitriona, aparentemente ajeno a la celebración y absorto en sus pensamientos, se encuentran una pareja de lesbianas, un ejecutivo de las finanzas bastante alterado y su mejor amiga, cuyo marido es aficionado a la medicina natural. Distintas circunstancias enrarecerán el ambiente hasta cotas insospechadas.

En este marco, se suceden pequeños incidentes que sirven para ir destapando el lado agrio y cínico de las debilidades humanas, dejando al aire elocuentes muestras de hipocresía social y personal. Para ello se vale del sarcasmo y del drama matizado con la ironía, de forma que los personajes se van poniendo en ridículo, al tiempo que se atisban la dianas que subyacen en las intenciones de esta historia. Las envidas, falsas apariencias y rencillas soterradas en los círculos más cercanos, el feminismo mal entendido, la infidelidad, las vilezas que provoca el dinero y hasta las listas de espera en la atención sanitaria (también se dan en el Reino Unido) son puestos en solfa, al principio de manera contenida y después demasiado exagerada, con hechuras tragicómicas propias de un sainete, pero sin dejar títere con cabeza.

Con todo, queda lejos de alcanzar las cotas sublimes que tal planteamiento merecía, coqueteando con la bufonada, sensación compensada con su inesperado desenlace, a modo de gag eficaz y resolutivo.

El blanco y negro confiere un tono de calidez a las imágenes que permite al espectador colocarse en la posición de invitado invisible.

En el reparto destacan especialmente Kristin Scott Thomas, Timothy Spall y Cillian Murphy, pese a que sus papeles evolucionan a registros histriónicos. Otros cumplen correctamente, como Patricia Clarkson, Emily Mortimer, Bruno Ganz y Cherry Jones.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | El Instante más Oscuro

El nuevo biopic parcial, sobre el que está considerado el político británico más relevante de la historia, tiene bastantes puntos en común con el film estrenado el pasado mes de septiembre, solo que en este caso cambia el momento histórico en que pone la atención. No obstante, en favor de esta producción procede señalar que, en la medida de lo posible, evita encorsetarse en hechuras teatrales y aplica recursos narrativos que le confieren mayor dinamismo e interés que su antecesora en la cartelera.

Los primeros días de mayo de 1940, con la Europa continental a merced de los nazis, la crisis gubernamental del Reino Unido se resuelve nombrando a un nuevo primer ministro: Winston Churchill, cuestionado por su partido pero bien visto por la oposición. La inminente y crucial decisión que deberá tomar a la vista de los acontecimientos que están ocurriendo en Francia, con el ejército batiéndose en retirada, será pactar la paz con Hitler o resistir hasta una victoria con la que solo él parece soñar.

El reputado estadista vuelve a ser el protagonista absoluto de la cinta, pero aquí se muestra enérgico e ilusionado con el cargo, convencido de sus ideas y dispuesto a cautivar con su brillante oratoria que deja frases rotundas. De manera que el conjunto se contagia de ese talante arrollador y forzosamente positivo, mostrando detalles de lo sucedido en aquellas convulsas semanas que no tienen desperdicio. El resto de personajes que se mueven a su alrededor se quedan en lo esquemático, solo su esposa y el rey Jorge VI tiene un poco de peso, pero aun así sus ocasionales participaciones oxigenan la puesta en escena sin restarle tensión dramática al relato.

Se debe mencionar la notabilísima dirección artística, apreciable tanto cuando la acción sale a los exteriores como en las cuidadas imágenes de las lujosas estancias por las que transcurre; un apartado vistoso gracias a la espléndida fotografía, que incluye llamativas vistas aéreas, y todo ello arropado por las eficaces notas musicales de Dario Marianelli.

Gary Oldman realiza una interpretación extraordinaria y sostiene con enorme oficio el peso de la película proyectando hacia el espectador ese don para la seducción dialéctica de la figura que encarna. Kristin Scott Thomas, Ben Mendelsohn y Lily James le sirven de apoyo y le dan pequeños y agradecidos relevos en pantalla.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas