Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: leo borg

Crítica | Borg – McEnroe. La Película.

Los aficionados al tenis disfrutarán con esta película que recrea la mítica final de Wimbledon de 1980, al tiempo que aporta una interesante radiografía personal de los dos campeones que se enfrentaron en aquel inolvidable partido. La caracterización y el trabajo actoral, unido a una cuidada factura técnica y a la acertada vertebración de la historia hacen de este estreno una propuesta recomendable.

Björn Borg era ya leyenda de la raqueta cuando se las vio con el prometedor John McEnroe en el prestigioso torneo británico, tal como, desde su comienzo, habían augurado y deseado los especialistas y hasta ellos mismos. Frente a la serenidad e imagen de control que daba el sueco en la pista, “el hombre de hielo”; su contrincante, estrella en ciernes, era popular por sus pataletas y airados reproches a los jueces de silla. Dos estilos de juego, sendos reflejos de personalidades opuestas, iban a verse las caras en un encuentro memorable.

El film juega hábilmente la baza de tan dispares caracteres de los protagonistas. Así, no solo consigue presentarlos adecuadamente, con sus virtudes y defectos en ese momento crucial para ambas carreras deportivas, sino que rescata experiencias de sus pasados, remontándose a la infancia de ambos. Este recurso es esencial y permite componer un guion redondo y dinámico, además de recuperar pasajes biográficos de indudable interés y poco conocidos que nos ayudan a comprender la dimensión de estas indiscutibles figuras.

Como era de esperar, los últimos compases se centran en lo ocurrido sobre la hierba durante el largo e intenso match que deleitó a millones de espectadores en todo el mundo, reproduciendo muchos de los increíbles puntos disputados; rematando con un epílogo perfecto.

Por otra parte, la dirección artística, sin grandes alardes, cumple de manera notable a la hora de reproducir las localizaciones y el ambiente de aquella época, lo que se puede apreciar en diferentes detalles.

Sverrir Gudnason resulta un descubrimiento y se luce dando los matices justos al astro nórdico, apoyándose en su asombroso parecido físico. Le acompaña Shia LaBeouf quien está a la altura de la visceralidad de su personaje; mientras que Stellan Skarsgård, pone unas agradecidas notas de veteranía a un rol de peso. Y atención a la destacada participación de Leo Borg encarnando a su padre en plena pubertad.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas