Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: Londres

Crítica | El Hilo Invisible

Las excelentes interpretaciones del trío protagonista matizan una historia irregular, cuya intencionada elegancia y exquisitez llevan a conferirle un tono demasiado frío, perceptible sobre todo en su primera hora. El film se sustenta básicamente en una especie de tour de force psicológico a tres bandas, donde las frustraciones, los deseos y las pasiones reprimidas le dan un halo de complejidad sostenida que eclosiona de forma tan sorprendente como mesurada.

La acción nos lleva al Londres de los años 50. Allí vive Reynolds Woodstock, el modisto preferido por las damas de la alta sociedad de media Europa. Ha estado siempre tan volcado en el trabajo que no ha tenido tiempo para el amor; no obstante, dos mujeres condicionan lo que hace: su hermana, una solterona de carácter recio y su madre, cuyo recuerdo tiene siempre presente. Inesperadamente conocerá a una camarera que le llegará al corazón, aunque no parece preparado para integrarla en la disciplinada vida que lleva.

La narración se contagia desde el principio del carácter introvertido y perfeccionista del reputado y genial diseñador y se desarrolla con los alicientes justos, componiendo bellas imágenes a las que, sin embargo, le falta fuerza. No es que la historia se atasque pero hasta que adquiere la entidad esperada parece avanzar sin rumbo. Solo el magnetismo que generan los personajes, cuyos recovecos emocionales se muestran con ribetes maquiavélicos y los atractivos escenarios en que se mueven permiten mantener la atención en la pantalla.

Pese a no abandonar ese aire retorcido, cobra mayor interés en su tramo final, donde hay detalles que se intuyen más que se ven, en consonancia con su título; hasta culminar con un desenlace poco estimulante. Por eso, después del visionado, es difícil de entender que haya sido bendecida con la candidatura al Óscar a la mejor película del año entre las seis nominaciones con las que cuenta, si bien el resto son relativamente defendibles.

El conjunto de los apartados técnicos pasa por ser uno de sus puntos fuertes, con mención destacada para el vestuario y la fotografía. Por otro lado, la banda sonora compuesta por Jonny Greenwood, con hechuras de música clásica, es de una belleza indiscutible, a pesar de que Paul Thomas Anderson se excede en la manera de utilizarla, superponiéndola reiteradamente al resto de elementos en varias secuencias.

Daniel Day-Lewis vuelve a demostrar su oficio y roza la excelencia, aun cuando no alcanza las elevadas cotas de algunos de sus recordados papeles. Frente a él, no le pierde la cara la joven y prometedora Vicky Krieps, ratificando su buen momento tras ‘El joven Karl Marx’ (2017). Pone la guinda la veterana Lesley Manville, completando el magnífico elenco del que son deudores muchos de los reconocimientos obtenidos por esta producción.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | El Instante más Oscuro

El nuevo biopic parcial, sobre el que está considerado el político británico más relevante de la historia, tiene bastantes puntos en común con el film estrenado el pasado mes de septiembre, solo que en este caso cambia el momento histórico en que pone la atención. No obstante, en favor de esta producción procede señalar que, en la medida de lo posible, evita encorsetarse en hechuras teatrales y aplica recursos narrativos que le confieren mayor dinamismo e interés que su antecesora en la cartelera.

Los primeros días de mayo de 1940, con la Europa continental a merced de los nazis, la crisis gubernamental del Reino Unido se resuelve nombrando a un nuevo primer ministro: Winston Churchill, cuestionado por su partido pero bien visto por la oposición. La inminente y crucial decisión que deberá tomar a la vista de los acontecimientos que están ocurriendo en Francia, con el ejército batiéndose en retirada, será pactar la paz con Hitler o resistir hasta una victoria con la que solo él parece soñar.

El reputado estadista vuelve a ser el protagonista absoluto de la cinta, pero aquí se muestra enérgico e ilusionado con el cargo, convencido de sus ideas y dispuesto a cautivar con su brillante oratoria que deja frases rotundas. De manera que el conjunto se contagia de ese talante arrollador y forzosamente positivo, mostrando detalles de lo sucedido en aquellas convulsas semanas que no tienen desperdicio. El resto de personajes que se mueven a su alrededor se quedan en lo esquemático, solo su esposa y el rey Jorge VI tiene un poco de peso, pero aun así sus ocasionales participaciones oxigenan la puesta en escena sin restarle tensión dramática al relato.

Se debe mencionar la notabilísima dirección artística, apreciable tanto cuando la acción sale a los exteriores como en las cuidadas imágenes de las lujosas estancias por las que transcurre; un apartado vistoso gracias a la espléndida fotografía, que incluye llamativas vistas aéreas, y todo ello arropado por las eficaces notas musicales de Dario Marianelli.

Gary Oldman realiza una interpretación extraordinaria y sostiene con enorme oficio el peso de la película proyectando hacia el espectador ese don para la seducción dialéctica de la figura que encarna. Kristin Scott Thomas, Ben Mendelsohn y Lily James le sirven de apoyo y le dan pequeños y agradecidos relevos en pantalla.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas