Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: Rooney Mara

Crítica | María Magdalena

Lo que podría entenderse como un biopic de María Magdalena es, básicamente y salvo en los primeros compases, una nueva recreación de los últimos días de la vida de Cristo, donde los pocos aspectos novedosos que se introducen sucumben ante su cansino ritmo narrativo, deparando un largometraje desangelado.

La acción arranca cuando quien se convertiría en discípula de Jesús, intenta eludir la intención de su familia de casarla con un viudo. Al conocer al Mesías siente la necesidad de seguirle y se une a los apóstoles en el camino a Jerusalén, dejando atrás a los suyos en Magdala.

La puesta en escena se antoja minimalista y muy sobria, buscando un efecto de verosimilitud que se pierde cuando nos acerca a los personajes. Salvando un pequeño prólogo innecesario y fallido como metáfora visual, la descripción inicial de la protagonista apunta un dinamismo que decae pocos minutos después.

La irrupción del Salvador lejos de insuflar energía produce prácticamente el efecto contrario. Se presenta con unos aires demasiado místicos, como un ser más divino que humano, que solo emerge con fuerza en contados momentos. Ello no sirve para sacar del letargo a la realización, empeñada en conferir un aura trascendente a la película que provoca el distanciamiento con el público.

La mejor lectura que deja tiene que ver con la reivindicación de esta figura femenina, durante mucho tiempo denostada y a la que se trata de hacer justicia en sintonía con la actual visión eclesial.

Rooney Mara (‘Carol’) evidencia el compromiso asumido con este proyecto, al tiempo que da la impresión de que se ha visto constreñida a la hora de desarrollar el papel y no ha podido darle el carisma que merecía. Justo lo contrario le sucede a Joaquin Phoenix, a quien se le ve a gusto en perfiles introspectivos que tienen puntales reacciones airadas como el que aquí asume. Junto a ellos es justo citar al actor francés Tahar Rahim, que metido plenamente en la piel de Judas Iscariote llena de apreciables matices su interpretación.

Aunque llega en las fechas adecuadas, soportar esta cinta hasta el final se convierte en una penitencia cinematográfica.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica: A Ghost Story

Tanto el título como el cartel de este estreno invitan a pensar, sin dudarlo, que se trata de otra película de terror sobre amenazadores espectros que atormentan a los vivos. Sin embargo, tal idea está bastante alejada de lo que realmente depara. Estamos ante un film, cuanto menos curioso, minimalista poético y tan misterioso e hipnótico como, en ocasiones, exasperante y aparentemente pretencioso.

Inicialmente nos presenta a una joven pareja muy enamorada, pese a que también soporta pequeñas desavenencias. Su día a día salta por los aires cuando él fallece en un accidente de tráfico. Poco después, el alma del difunto, con la forma de un fantasma, regresa a la casa para observar a su amada.

La narración opta desde el principio por un tono intimista, sin apenas diálogos y un ritmo sosegado, aspectos que enfatiza al tomar el punto de vista del silencioso espíritu que retorna al hogar. Es entonces cuando ese carácter contemplativo, con contrapuntos emotivos, impregna cada secuencia, aunque alguna se alargue innecesariamente.

Afortunadamente los parones están muy localizados y paulatinamente se va imponiendo una atmósfera tan serena como envolvente que consigue acercarnos a las inquietudes y a la contenida desolación del protagonista.

Desde esta perspectiva, el relato propone un marco que oscila entre lo paranormal y lo onírico para lanzar una reflexión sobre nuestra trascendencia. Ello, intencionadamente, se contrasta con el discurso de un personaje cuya verborrea y gestualidad afea el valor de lo que está diciendo sobre el carácter perecedero de todo cuanto existe, provocando al espectador e invitándole a posicionarse.

Salvo en las primeras escenas, poco se puede apreciar el trabajo actoral de los intérpretes principales: Rooney Mara y Casey Affleck, quien pasa la mayor parte del tiempo bajo una sabana. En cualquier caso, cuando comparten la pantalla consiguen trasladarnos la fuerza de los lazos afectivos que les unen. Por otro lado, se deja sentir la melódica y eficaz composición musical de David Lowery, cuya continua presencia llega incluso a resultar excesiva.

Desde luego, su visionado no se puede recomendar abiertamente ya que esta producción, de carácter “indie”, tiene mucho de atrevida y experimental, pero, en cualquier caso, no deben equivocarse los aficionados a las imágenes espeluznantes y a los escalofríos porque aquí no los van a encontrar.

Ficha técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas