Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: videojuego

Crítica | Proyecto Rampage

Ni los primeros veinte minutos aguanta esta infumable y abrumadora producción que sigue los peores patrones del cine estadounidense de ciencia-ficción, aventuras y acción, pretendiendo aproximarse, sin conseguirlo, a distintos títulos de éxito comercial. Pese a partir ya de premisas inverosímiles, parece esforzarse constantemente en hacernos ver que nada es mínimamente creíble y conforme avanza se va hundiendo en terrenos tan bochornosos como agotadores. No debe servir de excusa el hecho de estar inspirado en el popular videojuego ‘Rampage’ que triunfó a mediados de los 80.

Davis Okoye es el primatólogo del parque natural de San Diego. Allí cuida de George, el gorila albino con quien mantiene un vínculo muy especial, al punto de que ambos se comunican perfectamente por medio del lenguaje de signos. Cuando una sustancia química cae accidentalmente en esa zona, varios animales empiezan a crecer de forma exponencial y a arrasar con cuanto encuentran a su paso, entre ellos este simio aventajado.

En poco tiempo la película se convierte en un recargado y cansino festival de pirotecnia hollywoodense. Todo vale con tal de mantener ese tono vibrante de destrucción imparable a cargo de tres criaturas devastadoras. Intentando emular a films como ‘Godzilla’ o ‘King Kong’, el guion pierde el hilo y no le importa ir dejando detalles ridículos e inasumibles por el camino.

Como en cualquier historia del género, hay unos personajes malvados, en este caso los rectores de la empresa que experimenta con la mutación genética: dos hermanos, la lista y el tonto apocado (Malin Akerman y Jake Lacy), que ejercen de payasos fuera de contexto. Si ya su presencia resulta chirriante la manera en que cierran sus respectivas participaciones no tiene nombre, hasta hacernos dudar sobre cual era realmente su auténtica función. No sale mucho mejor parado, en un rol secundario, el militar de turno que quiere acabar a las bravas con los enfurecidos monstruos.

En cuanto a los protagonistas se refiere, Dwayne Johnson, habitual en estas lides, hace lo que puede para mantener el tipo, pero aquí su carisma es insuficiente. Naomie Harris se salva algo más de la quema y Jeffrey Dean Morgan (‘The Walking Dead’) está tan preocupado de caer bien que se olvida del papel.

Brad Peyton realizador de títulos como ’Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa’ (2012) y ‘San Andrés’ (2015), continua en caída libre.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | Tomb Raider

Menos glamurosa que su antecesora cinematográfica, la nueva Tomb Raider ofrece básicamente lo que cabe esperar, partiendo de que se trata de la adaptación de un videojuego. No obstante, aun estando ante una propuesta correcta dentro de esos parámetros, funciona mejor en su primera hora que al adquirir el cariz propio de las aventuras recreativas en que se basa.

La historia se centra en sus orígenes: Lara Croft se resiste a aceptar la inmensa herencia de su padre, desaparecido siete años atrás, ya que ello supondría reconocer que murió. Cuando casualmente encuentra las claves del lugar adonde viajó este por última vez, decide seguir los mismos pasos hasta llegar a una isla que esconde terribles secretos.

La presentación de la protagonista está imbuida de las frescura propia de esta joven vitalista, al tiempo que va introduciendo los pilares de una intriga prometedora, aunque luego no sea para tanto. En ese tramo inicial se vale de acertijos y singulares dispositivos para avanzar los ingredientes de lo que será su misión.

Superada esa fase, el guion aborda de forma convencional los argumentos centrales que sostienen la acción; si bien, por fortuna, no se desparrama en exceso y mantiene una agradecida contención, aplicando recursos visuales llamativos solo cuando lo pide el relato. En esta parte es evidente la inspiración en ‘Indiana Jones’ y sin alcanzar cotas tan excelentes, sale del paso con secuencias trepidantes, no deparando grandes sorpresas. Solo en el epílogo se saca un inesperado as en la manga que abre las puertas a una secuela.

El trabajo de Alicia Vikander es esencial para mejorar las impresiones que deja el visionado de la película. La actriz da perfectamente el perfil de una heroína de nuestros días, fuerte, tenaz y vulnerable a la vez y le confiere el toque de humanidad preciso para ganarse al público. Junto a ella, Walter Goggins vuelve a dar la talla como villano implacable, Dominic West mantiene el tipo y Kristin Scott Thomas asume un pequeño rol que deberá desarrollarse en el siguiente largometraje.

Los seguidores de tan popular personaje no saldrán decepcionados de este estreno, pese a las ligeras licencias narrativas que se toma con respecto a la creación original.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas