Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: Willem Dafoe

Crítica | The Florida proyect

La original propuesta de esta producción de aires independientes tiene el don de atraer la atención con una historia fútil y ligera que solo alcanza a adquirir una entidad bien estructurada en su último tramo.

La cámara nos lleva, de la mano de las correrías de unos niños, al corazón de un edificio de apartamentos que parece estar en mitad de ninguna parte; un motel de Orlando cercano a Disney World en el que viven personas muy humildes. En ese marco se centra inicialmente en seguir a estos chicos, auténticos diablillos deslenguados, que alternan juegos con travesuras durante sus vacaciones estivales. No obstante, poco a poco va abriendo la perspectiva a la triste realidad que soportan sus mayores hasta resultar elocuentemente dramática.

La frescura que irradia la película llega por la desenvoltura de los pequeños, en quienes contrasta su precocidad, el inconsciente gamberrismo y la mala educación con detalles que en ocasiones les hacen ser graciosos y entrañables. Sin embargo, con loable habilidad, el relato va desviando la mirada, cada vez más, hacia los adultos y concretamente a las familias rotas, madres solteras y jóvenes, con pocos o nulos ingresos, que tratan de salir adelante cada día. Así, casi sin darnos cuenta, desemboca en situaciones desgarradoras, agrias y duras, para rematar de forma contundente, aunque matizando la secuencia de cierre para dejar sensaciones agridulces.

Entre todos se hace de valer la figura del conserje, otra de las genialidades del film, al que el guion deja sabiamente en un aparente rol secundario, a la vez que le imprime cierta sensación de omnipresencia. Este tipo con aires paternalistas, nunca reconocido por los huéspedes, antes al contrario, es como un guardián que vela por ellos; un rol extraordinariamente interpretado por Willem Dafoe, poco habitual en estos registros, que justifica sobradamente su nominación al Óscar.

El otro punto fuerte, sin duda, pasa por el desparpajo de Brooklyn Prince, a sus 7 años (alguno menos en el rodaje) se muestra desbordante y acumula ya varios galardones bien merecidos. Aquí hace dudar al espectador sobre si realmente está actuando o es ella misma. En cualquier caso, resulta imposible no quedarse boquiabierto y difícil reprimir las ganas de aplaudirle cuando acaba la proyección, aunque su personaje no sea precisamente un ejemplo. Finalmente, también es digna de mención la participación Bria Vinaite, la actriz de origen lituano debuta con honores en la gran pantalla bajo la dirección de Sean Barker.

Desde luego no estamos ante un estreno comercial recomendable abiertamente, pero cualquier aficionado al cine indie lo apreciará en su justa medida.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica: Asesinato en el Orient Express

Basta dar un vistazo rápido a su cartel para entender la razón por la que este es uno de los estrenos más esperados de las últimas semanas. Como sucedió en su día con la versión cinematográfica de 1974, dirigida por Sidney Lumet, la nueva adaptación de la popular novela de Agatha Christie ha contado con un elenco irresistible. El resultado no está a la altura de las mejores expectativas, pero en líneas generales mantiene bien la intriga y se vale de las posibilidades que ofrecen las actuales técnicas digitales, aplicándolas con eficaz diligencia para conseguir imágenes atractivas.

Incorpora, como novedad, una introducción que se sitúa en Jerusalén en 1934 (año de publicación del libro en que se basa). Básicamente se sirve de ese populoso escenario para presentar al sagaz Hercule Poirot de tal forma que es inevitable sentirse cautivado por sus dotes de deducción y por la afable y curiosa personalidad que muestra.

Son esos minutos iniciales los de mayor esplendor visual del largometraje, con un despliegue de recursos que tiene continuación en Estambul, desde donde parte el lujoso Orient Express con un variopinto grupo de pasajeros. Tras realizar el apresurado repaso por los personajes que participan en la intriga, pone su atención en el horrible crimen que acaba con uno de ellos. A partir de ahí se centra en las pesquisas del prestigioso detective belga, quien tendrá que poner a funcionar su talento para dar con el culpable.

Como la propia obra, la trama juega con presentar inicialmente el asesinato como un caso cuya resolución no se antoja demasiado difícil, partiendo de la aparente evidencia del móvil. Sin embargo, poco a poco se va complicando, haciendo ver que el asunto no esta tan claro, ganándose así la máxima atención del espectador, sobre todo si desconoce el texto de la autora británica.

No obstante, el vertiginoso y alegre ritmo de las primeras secuencias sufre algún receso coincidiendo con la inesperada parada que debe realizar el tren. Es a partir de ese momento cuando se permite algunas licencias que se alejan del tono clásico imperante en el resto, hasta llevarnos a un final apreciable por la lectura que deja y la manera en que afecta a los inquebrantables principios de su protagonista principal, y no por como se recrea tal desenlace, que peca de cierta precipitación.

Kenneth Branagh realiza un digno trabajo tanto delante de la cámara como en la dirección de esta película que tiene un reparto de lujo, del que merecen ser destacados, Johnny Depp, mostrando su rostro menos amable, Daisy Ridley (‘Star Wars’) y una glamurosa Michelle Pfeiffer, quien además interpreta la canción que acompaña a los créditos de cierre. Con mayor discreción pasan, entre otros, Judi Dench, Willem Dafoe y Penélope Cruz, también debido a que sus papeles tienen un menor recorrido.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas