Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Críticas: El castillo de cristal / The Glass Castle

Con aires de cine indie, esta producción, basada en la autobiografía de la periodista Jeannette Walls, tenía un potencial mayor del que acaba explotando. Una narración errática y el hecho de alargar el metraje innecesariamente diluyen parcialmente sus puntos fuertes, que pasan por las espléndidas interpretaciones del elenco y su capacidad para tocar la fibra sensible.

A finales de los 60 un matrimonio y su prole van moviéndose por el interior de Estados Unidos, cambiando de hogar continuamente e intentando salir adelante. La vida de bohemios que llevan está condicionada por la afición del padre a la bebida, capaz de lo mejor y de lo peor con los suyos. Los recuerdos de la hija mediana, afincada en Nueva York y prometida con un joven de buena posición, sirven para introducir los flashbacks de una infancia difícil y contrastarla con la situación familiar veinte años después.

Aunque lo hace sin estridencias, sorprende como pasa del tono de comedia afable que recorre los minutos iniciales a un drama duro y cada vez más desgarrador que lleva a los protagonistas a la confrontación.

Durante buena parte, el film mantiene una notable agilidad, dinamizando la narración con los saltos temporales y haciendo evolucionar a los personajes, además de destapar sus secretos y miserias. Sin embargo, acaba siendo reiterativo cuando toca los aspectos más truculentos, para rematar con un desenlace que echa mano de la sensiblería, como era previsible.

Sin duda, el motivo principal para recomendar su visionado pasa por el extraordinario trabajo de Woody Harrelson, encarnando a la perfección a un espíritu libre e ingenioso, pero que se deja vencer por la adicción al alcohol. En esa representación del sueño americano frustrado, de la rebelión frente al sistema y del contacto con la naturaleza, le acompaña Naomi Watts, con otra actuación de nota, demostrando que camina firme hacia una espléndida madurez actoral.

Igualmente convincente resulta Brie Larson (‘La habitación’) expresando su desazón con miradas elocuentes y recogiendo el relevo de las actrices que, de forma convincente, encarnan a la autora cuando era niña y adolescente (Chandler Head y Ella Anderson, respectivamente).

No deja de extrañar que sin ser un peliculón haya llegado a la cartelera con muy pocas copias y sesiones, en favor de otros títulos mediocres.

Ficha técnica en IMDB

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas