Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Críticas: La montaña entre nosotros

El trabajo actoral, más que los bellos y gélidos paisajes donde transcurre la acción, mantienen la dignidad cinematográfica de este estreno, que de no ser por ello, podría haber pasado por un discreto telefilm vespertino.

Idris ElbaLa historia tiene una parte dramática en la cual siempre atisbamos que los protagonistas, pese a encontrarse en una situación extrema, van a estar a salvo, con lo cual minimiza la incertidumbre del relato, pero aun así se deja ver en esa parcela. Sin embargo, cuando, de golpe, introduce argumentos románticos empieza a flaquear.

Una fotógrafa que debe coger un avión para llegar a tiempo a su boda y un cirujano que ha de viajar hasta Baltimore con urgencia ven como sus planes se trastocan cuando se cancelan los vuelos debido a una tormenta. Esta previsión no les impide alquilar los servicios de un veterano piloto para que les lleve en su pequeño bimotor, pero en medio de las nevadas montañas de Colorado surge un imprevisto.

El guion, una vez centra las delicadas circunstancias que se ciernen sobre los personajes, va concatenando con habilidad diferentes incidentes a los que se han de enfrentar, trazando una línea de dificultades ascendente. De manera que aun acumulando contratiempos, dota a su desarrollo de una agradecida agilidad. No obstante, le cuesta alcanzar unas cotas de tensión sustanciales y da por supuestos o evita algunos detalles esenciales, restando realismo a la odisea.

Lo que peor encaja son las notas de mutua e irrefrenable atracción que surgen repentinamente entre ambos y que, si ya en un contexto desesperante tienen mala cabida, cuando pasan a un primer plano, en el último tramo del metraje, resultan todavía más difíciles de asumir. Es precisamente, en esos minutos finales, que alargan demasiado el cierre, donde adquiere un tono excesivamente pastel.

La apreciable fotografía de las localizaciones naturales en que ha tenido lugar el rodaje es un elemento a favor de esta producción que encuentra su mejor baza en la implicación de sus intérpretes. Tanto Kate Winslet como Idris Elba, pese a encarnar a dos desconocidos, consiguen generar una química aceptable a la hora de afrontar una prueba de supervivencia, lástima que no sean tan convincentes cuando se trata de emociones más íntimas. Además, sería injusto obviar la activa participación de un perro perfectamente adiestrado.

El director palestino Hany Abu-Assad, realizador de las premiadas ‘Paradise Now’ (2005) y ‘Omar’ (2013), se pasa al cine comercial sin la misma fortuna.

Ficha técnica en IMDB

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Un Comentario

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas