Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica: The Crucifixion

Basada en hechos reales, lo que podría haber sido una producción digna sobre posesiones y exorcismos, se queda en un film irregular y vulgar, que va perdiendo alicientes a medida que, de manera desafortunada, aplica recursos vistos hasta la saciedad, hasta caer en la mediocridad.

La propuesta, inicialmente despierta la atención con la impactante secuencia de apertura, en la que vemos a un sacerdote, acompañado de varias monjas, intentando exorcizar a una joven que acaba falleciendo. Tras este suceso que lleva a los religiosos a la cárcel, acusados de asesinato, una periodista neoyorquina se traslada hasta ese lugar, un pueblo cercano a Bucarest, para indagar sobre lo ocurrido.

De partida resulta difícil de asumir que estos acontecimientos puedan tener interés para los lectores de un periódico de Nueva York, al menos tanto como para desplazar a una reportera hasta Rumanía. No obstante, consigue enganchar en el arranque a través de las primeras pesquisas que realiza la joven protagonista sobre el terreno, acompañadas de algún sobresalto, lo que invita a intuir una progresiva mejoría de la intriga.

Sin embargo, conforme comienza a dar cabida a elementos paranormales y puramente terroríficos, esas expectativas decaen completamente. La mayoría de estos efectos se incorporan a golpes, buscando deliberadamente asustar al espectador con imágenes horripilantes que salpican la pantalla fugazmente, destapando la escasez de talento volcada en el guion.

Estas limitaciones quedan corroboradas según nos acercamos al desenlace, donde toman relevancia una serie de cuestiones personales ligadas a la investigadora y a su fe que provocan vergüenza ajena. Pronto, todos esos extremos se destapan como una burda excusa para poder llegar a la pretenciosa y fallida resolución de la historia.

Rodada en los mismos escenarios donde se produjo la misteriosa muerte en que se inspira la película, la ambientación y la fotografía salvan los apartados técnicos de este largometraje, cuyo reparto conforman actores poco conocidos. Sophie Cookson encabeza el elenco y lleva el peso de la cinta como buenamente puede, pero sin convencer.

El cineasta francés Xavier Gens ha encadenado dos estrenos el mismo año (éste y ‘La piel fría’), sin cosechar grandes reconocimientos en ninguno de ellos.

Ficha técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas