Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica: En Realidad, Nunca Estuviste Aquí

Joaquin Phoenix es un actor que se prodiga lo justo en la gran pantalla, pero cuando lo hace deja muestras de su grandísima talla interpretativa, capaz de mejorar cualquier proyecto. Dos años después de su colaboración con Woody Allen en ‘Irrational man’ (2015), vuelve con este thriller sórdido y desgarrador de la mano de la directora Lynne Ramsay (‘Tenemos que hablar de Kevin’), donde borda el rol de una especie de justiciero a sueldo.

Joe es un veterano de las Guerras del Golfo que se ha especializado en rescatar a chicas explotadas sexualmente, una tarea para la que no tiene miramientos con los captores. Su nuevo cliente es un senador cuya hija adolescente ha sido raptada con el propósito de ser prostituida. Lo que para él supone un trabajo cotidiano, se complicará cuando entren en juego circunstancias imprevistas relacionadas con el reputado político.

El film, sin una historia de gran recorrido, comprime en 90 minutos esta intriga redonda en su concepción. No obstante, la puesta en escena peca de abusar de los flashbacks intermitentes, a modo de destellos que interrumpen la narración y acaban siendo innecesarios tras haber quedado suficientemente ilustrada la parte del pasado del protagonista que le atormenta.

Es notable como atempera la recreación de las secuencias más violentas para que las imágenes no resulten repulsivas, valiéndose para ello de la habilidosa aplicación de recursos técnicos como los juegos de luces o movimientos de cámara que nos permiten intuir, antes que ver, los detalles truculentos de las actuaciones de este tipo rudo y taciturno.

Entre el suspense y la acción, sin que decaiga un instante la tensión, nos lleva hasta un cierre frío pero certero y prácticamente el que mejor encaja con la trama, construida alrededor de un solo personaje que llena la pantalla, un antihéroe que no genera empatía alguna y aun así cautiva, al punto de que es difícil cuestionarle.

Estamos ante un estreno de altura no apto para todos los estómagos que, guardando las distancias, parece inspirado parcialmente en títulos tan reconocidos y aparentemente diferentes como ‘Taxi Driver’ y ‘Valor de ley’.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas