Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica: Fe de Etarras

Borja Cobeaga, director de las desternillantes ‘Pagafantas’ (2009) y ‘No controles’ (2010), vuelve a moverse por los terrenos que domina, con la colaboración de Diego San José como coautor de la historia, repitiendo el tándem de coguionistas que firmó ‘Ocho apellidos vascos’ (2014). Este estreno, sin llegar a la altura de los mencionados, cumple con el propósito de hacer pasar un rato divertido.

La nueva propuesta del realizador donostiarra alterna un humor eficaz, propio de una comedia de situación como es esta, con la caricatura de tópicos y costumbres que extiende a los temas delicados que apunta su título. Así, aborda sin prejuicios y con sarcasmo, referencias históricas vinculadas al terrorismo etarra, construyendo, en este ámbito unos gags inteligentes y acercándose al tono que ya mostró en ‘Negociador’ (2014).

La acción nos sitúa en una ciudad de provincias durante el verano de 2010, en pleno Mundial de Sudáfrica. Allí aguarda instrucciones un comando de ETA liderado por un veterano de la banda, de origen riojano, que tiene a su mando a dos jóvenes, cuyo futuro como pareja depende de lo que suceda con la organización, y a un chico de Chinchilla que se siente tan vasco como el que más. Mientras esperan órdenes, se producirán situaciones verdaderamente pintorescas.

Si bien la continuidad a la hora de enlazar chistes tiene algún pequeño altibajo, su metraje, de 87 minutos, no se resiente de ello en ningún momento y explota a la perfección el choque de culturas. Además, tiene la habilidad para provocar la risa a partir de satirizar, e incluso ridiculizar con ingenio, aspectos que van desde el nacionalismo o la llamada lucha armada, hasta la exaltación de la gastronomía local y las euforias futbolísticas.

Solo la resolución de la intriga peca un tanto de seca y cortante, pese a quedar matizada por su epílogo.

La selección del reparto no admite reparo alguno. Javier Cámara encabeza un elenco solvente al que poco le queda por demostrar en este ámbito. Él mismo asume un papel exigente que resuelve de forma notable. A su lado despunta la arrolladora vis cómica que exhibe Julián López. Completan el casting dos habituales del género, como Gorka Otxoa y Miren Ibarguren, y secundarios que ponen gotas de veteranía: Ramón Barea y Tina Sainz, a quienes se suma, en pequeñas pero tronchantes intervenciones, Luis Bermejo, encarnando a un forofo de la selección española.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas