Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica: Perfectos Desconocidos

Ya el tráiler adelanta una tentación cinematográfica irresistible, al proponer un juego que el espectador puede disfrutar en la distancia, sin que se vea implicado ni corra el riesgo de que sus secretos mejor guardados salgan a la luz; de ahí que se disfrute en grande viendo como lo hacen otros, unos extraños. En este aspecto la diversión está asegurada porque Álex de la Iglesia nos trae uno de los mejores títulos que ha firmado en los últimos años. El realizador bilbaíno se ha hecho cargo del remake de la exitosa cinta italiana ‘Perfetti sconosciuti’ (2016) y pone las gotas precisas de su desbordante ingenio para ofrecernos un film actual y tronchante que transcurre con agilidad, aprovechando cada instante y excediéndose lo justo.

Tres matrimonios y un amigo soltero se reúnen para cenar en la casa de una de las parejas. La velada, que coincide con un eclipse lunar, no promete grandes sorpresas; sin embargo, la cosa cambia cuando alguien alardea de no guardar secretos en su móvil, lo que suscribe rápidamente el resto. Para demostrarlo deciden poner sus teléfonos encima de la mesa y leer en voz alta los mensajes que reciban, además de contestar las llamadas en modo ‘altavoz’.

Con esta idea tan sencilla y a la vez original, el primer aspecto abordado con la diligencia que requería esta propuesta es la caracterización de los personajes, de forma que todos tienen recorrido suficiente en la hilarante intriga. En ese apartado se aprecia un trabajo notable, que va acompañado del equilibrio en su participación, de manera que en este relato coral el protagonismo de los comensales queda bien repartido, aunque al final la balanza se incline ligeramente del lado masculino.

Los diálogos están imbuidos de chispa de principio a fin y las situaciones chocantes se van sucediendo sin atropellarse, acertando de pleno en el siempre difícil tránsito de pasar al drama después de haber escenificado la mayor parte del relato como una comedia desternillante. Deja también, en un tono abiertamente mordaz, claras advertencias sobre los aparentemente inapreciables peligros a que nos exponen las redes sociales y las nuevas tecnologías, vinculados a la mezquindad que esconden las relaciones con las personas más cercanas.

El único punto débil, afortunadamente presente solo en pequeñas dosis, es el correspondiente a las suaves pinceladas de realismo mágico que introduce en el devenir de los acontecimientos, vinculados al fenómeno astral y que no acaban de encajar.

El reparto al completo rinde y da prestancia a esta cinta en la que sobresalen especialmente Eduard Fernández, Belén Rueda y Ernesto Alterio.

‘Perfectos desconocidos’ es, desde luego, una apuesta segura para pasar un buen rato y saber a qué jugar en las entrañables reuniones navideñas que se aproximan.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas