Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Los Archivos del Pentágono

En poco tiempo, comparado con otras producciones de esta entidad, Steven Spielberg ha conseguido realizar una película sobresaliente e imprescindible que está a la altura de sus mejores trabajos. El reputado cineasta nos deleita con un impecable ejercicio de dirección llevando a la pantalla una historia real con la que rinde homenaje a la profesión periodística en unos tiempos en que las redes sociales parecen dar mejor acogida a cualquier rumor infundado que circule por ellas.

Cabría considerar este film como la precuela de otro título indiscutible: ‘Todos los hombres del presidente’ (1976), con el que emparenta tanto por la época como por sus interesantes argumentos, basados en hechos verídicos y por el excelso resultado que deparan ambas producciones, separadas por 42 años, aunque no lo parecería si se vieran de forma consecutiva.

‘Los archivos del Pentágono’ (título indudablemente más acertado que el original ‘The Post’), nos lleva hasta 1971, cuando durante el mandato de Nixon, se filtraron a The New York Times y The Washington Post informes que contenían secretos de Estado. Esos documentos evidenciaban el conocimiento por parte de las altas esferas de la Administración de la debacle en que se había convertido la Guerra de Vietnam, aunque venían vendiendo una versión bien diferente y seguían enviando soldados a aquel infierno. Publicarlos podría ocasionar un cataclismo político, además de los riesgos que corrían los propios periódicos.

Prácticamente, desde la introducción, adopta el tono de un thriller para ir creciendo con cada secuencia. El relato toma como protagonistas a la presidenta y al director del periódico capitalino, entonces todavía considerado de ámbito local y va haciendo una meritoria descripción detallada de sus caracteres y de la relación profesional que les vincula, no siempre pacífica. Ahora bien, tiene el mérito de dotar de entidad a cada uno de los personajes que van interviniendo en la trama, componiendo un tenso e impecable andamiaje narrativo que es también una reivindicación de la libertad de prensa, justo cuando si miramos a la Casa Blanca en estos momentos el mensaje recobra plenamente su vigencia.

Técnicamente, además de una loable ambientación, apreciable en cualquier detalle, nos encontramos con imágenes de texturas muy próximas a la de los largometrajes de los 70, acompañadas de la discreta pero eficaz banda sonora del maestro John Williams.

Un reparto encabezado por Meryl Streep y Tom Hanks, a las órdenes de un genio, necesita de pocos comentarios. Solo cabe apuntar que, estando ambos al nivel que se espera de dos estrellas de su talla, en los cara a cara la actriz de Nueva Jersey gana ligeramente la partida y sus tribulaciones se proyectan de manera palpable.

Por otro lado, sería injusto no destacar las intervenciones del resto del elenco, con mención singular para Bob Odenkirk (‘Breaking Bad’), Bruce Greenwood, Sarah Paulson, Matthew Rhys y Jesse Plemons.

Desde luego, la cartelera está de enhorabuena al reunir estos días una oferta de tanta calidad.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas