Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Molly’s Game

Una vida auténticamente de película depara este intenso largometraje, basado en el libro que recoge las memorias de su intrépida protagonista, que solo peca de un evidente exceso de metraje. Ello no quita para reconocer la capacidad de fascinación que ejerce esta singular mujer sobre el espectador desde los primeros instantes gracias a una personalidad cautivadora que se hace valer conduciendo con destreza la narración.

Molly Bloom estaba considerada como una de las mejores esquiadoras profesionales de Estados Unidos hasta que un accidente truncó su carrera en las pistas. Antes de estudiar Derecho decidió pasar un año sabático en Los Ángeles, donde, casualmente, conoció los entresijos de partidas de póker a las que acudían estrellas de cine y destacados empresarios. Poco tiempo después, ella misma comenzó a organizar las timbas más solicitadas de la ciudad; aunque tanto movimiento de dinero no pasó desapercibido.

La historia se estructura básicamente en dos vertientes: la relación entre esta singular empresaria con su abogado, después de que fuera acusada por el Estado de colaborar con mafiosos rusos y los recuerdos de lo que fue su ascenso vertiginoso. En ambos casos el interés va creciendo: en uno por conocer el devenir de la causa judicial y en el otro por ver como progresa esa burbuja de éxito arrolladora. A ello se van uniendo pequeños fragmentos que nos ilustran sobre la difícil relación con su padre, de quien se fue distanciando completamente; aprovecha así esté apartado para introducir notas emotivas que tienen especial relevancia en el tramo final.

Pese a una impecable factura técnica y un ritmo abrumador, hay que convenir que reitera innecesariamente situaciones intrascendentes o innecesarias como la apresurada y compleja explicación de las diferentes manos ganadoras del popular juego de naipes, alargando su duración hasta 140 minutos.

Jessica Chastain, como ya hiciera en ‘El caso Sloane’ (2016), vuelve a estar espléndida en un rol de elevada exigencia que resuelve de forma sobresaliente, empequeñeciendo a su compañero Idris Elba y dando justas réplicas a un notable Kevin Costner, que se luce en un rol secundario.

El dramaturgo y guionista Aaron Sorkin (‘La red social’, ‘El ala oeste de la Casa Blanca’) debuta con nota como director, si bien se ha gustado demasiado y no ha mirado el reloj.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas