Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica: The Disaster Artist

Llama mucho la atención como esta producción, centrada en el rodaje de la que fue considerada una de las peores películas de la historia, ‘The Room’ (2003), presente a estas alturas un bagaje de premios tan importantes como la Concha de Oro del Festival de San Sebastián. Invita a pensar que también en el séptimo arte los extremos se tocan. Sin embargo, quien acuda a la sala atendiendo solo a esos datos podrá entrar plenamente en la propuesta y pasárselo pipa o quedarse en la perplejidad que provocan unos personajes caóticos y estrafalarios. Y es que si el cinéfilo apreciará lo que fueron los entresijos del film, es perfectamente asumible que otro tipo de público aproxime sus sensaciones a las del visionado de la incalificable cinta en que se basa.

A finales de los 90 Greg Sestero estudiaba interpretación en San Francisco. En la escuela entabló amistad con el bohemio y soñador Tommy Wiseau que nadaba en la abundancia. Éste, ante el rechazo que recibió de los grandes estudios cuando se trasladó a Los Angeles, decidió escribir, dirigir y protagonizar su propio largometraje financiado por él mismo. Su amigo estaría a su lado intentando evitar el desastre de una empresa condenada desde el infumable guion.

Lo que realmente habría de ser una recreación dramática de esta aventura fallida, se convierte, desde los primeros compases, en una crónica tronchante por los despropósitos que encadena el protagonista. El peculiar y extraño acento, sus ademanes y el hecho de que se creyese un pequeño dios en el plató, tiranizando a técnicos y actores, son decisivos en ese tono hilarante. No obstante, también se debe convenir que sobrepasada la mitad del metraje tiende a ser reiterativa.

Para quienes no conozcan nada del making off y del posterior e insólito estreno y sus consecuencias, el tramo final les sorprenderá especialmente y dice mucho de la, a veces, inexplicable naturaleza humana.

James Franco realiza una encomiable actuación, logrando un parecido completo con la figura que encarna, si bien mantiene el mismo registro desde el principio. Su hermano Dave no le va a la zaga y completa también un magnífico trabajo. A su alrededor van apareciendo rostros conocidos: Zac Efron, el cómico Seth Rogen, Alison Brie, y la veterana Jackie Weaver. Además, cuenta con breves intervenciones de Sharon Stone y Melanie Griffith.

Fundamentalmente, no deben perderse estreno quienes disfrutan con el cine dentro del cine; el resto que no se marque unas elevadas expectativas y simplemente se deje llevar.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

 

 

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas