Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Tres Anuncios a las Afueras

Tras este título tan peculiar como poco atractivo se esconde un thriller sólido que navega, a veces de forma aparentemente caótica, entre el drama y el humor negro hasta alcanzar una entidad y contundencia sobresalientes. La original y sórdida historia que pone en pantalla resulta absorbente y se ve espoleada en los momentos justos por acontecimientos imprevisibles y sorprendentes.

Mildred Hayes intenta sobrellevar el asesinato de su hija pero no puede asumir que, varios meses después, la policía prácticamente haya cerrado el caso sin ningún sospechoso. Por esa razón decide declarar su particular guerra a la fuerza pública colocando tres carteles a la entrada del pueblo que la desacreditan. Ese acto tan simple generará reacciones en cadena de consecuencias impredecibles.

Es meritorio como, desde el principio y con las secuencias precisas, realiza la detallada descripción de la comunidad donde tiene lugar la acción. Ebbing es una pequeña localidad de Missouri en la que todos conocen las intimidades, virtudes y defectos de sus vecinos y algunos llevan por bandera el racismo y la homofobia.

En ese contexto va introduciendo lo que vendrían a ser diferentes arquetipos de la América profunda, debidamente matizados para dar consistencia a una intriga que durante muchos minutos de metraje parece desenfocada. Eso no supone que pierda interés porque juega a la perfección con otros argumentos, a priori accesorios, que, sin embargo, incorporan paulatinamente elementos intrigantes o desconcertantes, a la vez que cautivadores, hasta converger en un todavía más brillante tramo final. Es en esa última parte cuando el relato se muestra condescendiente con los personajes mostrando aspectos insospechados, destapados con el tacto suficiente para que sean asumibles.

Frances McDormand se luce plenamente, asumiendo un rol protagonista, de perfil duro, al que dota del temperamento preciso para empatizar con el espectador y que le podría dar su segundo Oscar veintiún años después, curiosamente por una película que emparenta con ‘Fargo’ (1996), por la que obtuvo su primera estatuilla. Junto a ella hay que destacar las espléndidas participaciones de Woody Harrelson y Sam Rockwell, a quienes se suman en papeles secundarios unos eficaces Peter Dinklage, el joven Caleb Landry Jones, Abbie Cornish y John Hawkes, conformando un reparto de lujo para esta producción totalmente recomendable.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas