Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | El pasajero

Quienes hayan visto las anteriores colaboraciones del director español Jaume Collet-Serra con el actor Liam Neeson, se pueden imaginar sin temor a equivocarse lo que depara este estreno. Sigue la estela de ‘Sin identidad’ (2011), ‘Non-Stop (Sin escalas)’ (2014) y ‘Una noche para sobrevivir’ (2015) y aunque no se aparta demasiado de estos títulos, en ningún caso los supera.

Su argumento se antoja familiar y ciertamente predecible: Michael acaba de ser despedido de su trabajo y vuelve a casa abatido en el tren al que sube cada día. Mientras piensa la forma de decírselo a su familia, una desconocida le propone, casi como si fuera un juego, que encuentre a un determinado pasajero. A cambio le ofrece 100.000 dólares, pero lo que no sabe es el riesgo que corre y las fatales consecuencias que pueden sufrir las personas que quiere.

Llama poderosamente la atención la original manera de presentar al protagonista, mediante varias secuencias de sus rutinas diarias en diferentes fechas, con un espléndido montaje, que sirven para mostrarlo como un tipo normal y sin habilidades especiales. Así pues, tiene un arranque afortunado y prometedor, abriendo las mejores expectativas con un loable ejercicio de dirección.

Sin embargo, esa imagen de hombre corriente pronto se transforma en una cortina de humo, cuando pocos instantes después se dan a conocer detalles del pasado de este comercial de los seguros que cambian dicha perspectiva. Ello resulta determinante para sostener el desarrollo de la intriga, especialmente a la hora de intentar hacernos creer las acciones y heroicidades de las que es capaz.

Tampoco faltan momentos completamente inverosímiles y aspectos de la trama que son previsibles desde el principio, además de perder algo de fuelle en los minutos que preceden al desenlace, sin dejar de ser, en una valoración global, un vehículo de evasión aceptable.

El intérprete irlandés, a sus 65 años (el personaje tiene 60), sigue cumpliendo en este tipo de papeles de exigencia física y dando la talla por su carisma. Esta vez el guion deja el mínimo espacio a sus acompañantes, pese a que veamos en el reparto los nombres de Sam Neill, Vera Farmiga, Patrick Wilson y de la española Clara Lago, correctos, sin más, en sus breves intervenciones.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas