Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Sin amor

Desde Rusia llega este drama desgarrador que conjuga el conflictivo divorcio de un matrimonio con la desaparición de su hijo de corta edad. La película, técnicamente impecable y con un leitmotiv loable, funciona a la perfección en su vertiente de thriller, pero se excede al mostrar las desagradables desavenencias entre los protagonistas, resultando contundente y extenuante al mismo tiempo.

Desde el principio, el guion se preocupa por enfatizar el lado más oscuro e irritante de los excónyuges, enfrascados en una guerra sin cuartel tras su ruptura, pese a que los dos han comenzado a rehacer sus vidas con otras parejas. El espectador asiste a los desencuentros como un testigo silencioso e indudablemente violentado por sus envenenados y mutuos reproches.

Cuando el pequeño se marcha de casa, harto de escuchar las peleas donde él mismo se ha convertido en un arma arrojadiza, ambos deberán colaborar forzosamente con la policía. A partir de ese momento, el relato toma los aires de una intensa intriga, sin renunciar a seguir incidiendo en el panorama malsano que presenta, incrementando su virulencia con la introducción de otros personajes: unos, egocéntricos, como la nueva novia del padre y otros tan antipáticos, rudos y despreciables como la madre de su exmujer.

En esta segunda parte de la historia, la tragedia planea en forma de condena merecida, aunque se ve lastrada por todo cuanto le precede. Ello no le resta méritos a la notable realización, que sabe mover y colocar la cámara para lograr imágenes atractivas y hasta hechizantes cuando la acción sale al exterior.

El trabajo de los actores, enfrentándose a papeles exigentes y poco agradecidos, es digno de elogio; con especial mención para la sensacional Maryana Spivak, que llena completamente la pantalla y ensombrece, al igual que en la ficción, a su compañero Aleksey Rozin.

Andrey Zvyagintsev no alcanza las excelencias de ‘El regreso’ (2003) y de la galardonada ‘Leviatán’ (2014), si bien el film es igualmente recomendable, tal como acreditan el Premio del Jurado del Festival de Cannes y la nominación al Óscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas