Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Una mujer fantástica

Aunque se estrenó en España el pasado mes de octubre, esta premiada producción chilena vuelve a estar de actualidad después de su nominación al Óscar como mejor película de habla no inglesa, continuidad de la candidatura al Globo de Oro en esa misma categoría. A poco que se piense, no es que presente una gran historia, pero ciertas peculiaridades del drama intimista que pone en la pantalla y el excelente trabajo de la actriz protagonista le confieren un apreciable valor añadido.

Marina mantiene una apasionada y sincera relación con Orlando, divorciado y bastante mayor que ella. Justo cuando habían planeado irse de viaje y tras pasar la noche juntos, él se siente repentinamente indispuesto y fallece. A partir de ese momento la vida de la joven sufrirá un vuelco, condicionado por su secreto más íntimo, lo que le hará especialmente vulnerable.

La denuncia de extendidos prejuicios sociales y de la hipocresía que se atisba en muchos de quienes quieren vender la falsa imagen de personas comprensivas, civilizadas y modernas subyace en sus argumentos. Tales referencias sirven para desarrollar la historia, algo descompensada porque mientras su primera hora resulta muy intensa y emocional, se aprecia cierto decaimiento en el tramo que precede al desenlace.

Así, pese a los reconocimientos obtenidos, se ha de apuntar que el guion se muestra dubitativo en los compases finales, utilizando recursos que no acaban de aplicarse adecuadamente, lo que depara secuencias mal justificadas o desconcertantes. Las pinceladas paranormales que introduce en esos instantes y ciertas reacciones de los personajes encajan con dificultad. Aun así, no llegan a estropear las buenas sensaciones que, en conjunto, deja su visionado.

El relato provocará el coraje del espectador con sensibilidad, ya que también reivindica el derecho de cualquier ser humano a expresar el dolor y el pésame en situaciones traumáticas.

La magnífica interpretación de Daniela Vega es esencial para que este título haya conseguido los importantes galardones con que cuenta, además de cautivar a la crítica internacional. Sus elocuentes miradas y el temperamento que insufla a la “mujer fantástica” son determinantes. A su alrededor, destacan las intervenciones de Luis Gnecco (‘Neruda’) y de una implicada Aline Kuppenheim.

Sebastián Lelio, director de la aplaudida ‘Gloria’ (2013), se reafirma como un realizador digno de atención.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas