Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Historias de una Indecisa

Poco de nuevo aporta esta ligera comedia francesa, muy alejada de las producciones de éxito que viene exportando el país vecino, como, por ejemplo, a las que hace referencia el póster con que se anuncia: “Del director de ‘Barbacoa de amigos’ y ‘Vuelta a casa de mi madre’. Ambos largometrajes, especialmente el primero, dejaron mejores sensaciones que este. Lo que parece ser la actualización de los devaneos de ‘Bridget Jones’ depara un film con escasa chispa en el apartado cómico y endeble consistencia en la vertiente romántica.

A sus 40 años Juliette no ha superado un pequeño problema: es incapaz de tomar decisiones. Eso ha repercutido en su vida de pareja y tras la última ruptura, sus amigas deciden introducirla en las redes sociales. Una serie de imprevisibles circunstancias le llevan a encontrar a dos hombres ideales y sin saber por cual decantarse va avanzando simultáneamente en ambas relaciones.

Salvo un par de momentos en que se aprovecha esta peculiar circunstancia para componer hilarantes secuencias de enredo, el resto transcurre en un tono tibio y simplón. En esa línea los personajes resultan bastante arquetípicos, como las íntimas confidentes de la protagonista que representan perfiles complementarios.

No obstante, hay que reconocer su agradecida agilidad narrativa; a ello contribuye el hecho de que, puntualmente, la acción se traslade a Escocia. Con todo, esto no es suficiente para recomendar el paso por la taquilla, ya que muchos espectadores se quedarán esperando a que alce el vuelo y sin embargo, termina consumiendo el metraje con formas blandengues y rutinarias, sin giros ni escenas descacharrantes.

Alexandra Lamy se reafirma como una actriz idónea en este tipo de papeles. Es evidente la frescura que vuelca en su trabajo, aunque no sirva para enmendar las carencias del guion. Del resto del reparto, que en líneas generales cumple sin pena ni gloria, conviene señalar la participación del veterano Lionel Astier y de Anne Marivin, otro rostro habitual en estas lides. Por su parte, Jérôme Commandeur asume un rol chirriante de esposo amanerado que nunca acaba de tener la comicidad pretendida, provocando prácticamente el efecto contrario.

Si bien puede sorprender que este título haya llegado a nuestras pantallas con pocas copias, tras su visionado entendemos sobradamente las razones de que así sea.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas