Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | La Enfermedad del Domingo

Esta modesta producción nacional rentabiliza bien las bazas con las que cuenta, básicamente sus sobresalientes actrices, para poner en pantalla una historia intrigante y dramática a partes iguales. No obstante, las pausas narrativas, los intermitentes silencios y el desconcertante y duro desenlace impiden salir de la sala con sensaciones más satisfactorias.

Anabel es una mujer de buena posición y cierto renombre. Su vida da un vuelco cuando se presenta ante ella la hija a la que abandonó hace 35 años. Ahora, la joven le pide solo una cosa: que acceda a pasar diez días en su casa, a las afueras de un pueblo entre montañas. Durante la convivencia ambas tendrán oportunidad de conocerse, pero se intuye un propósito oculto en esta invitación que saldrá a la luz antes o después.

El guion, obra del también director Ramón Salazar (‘Piedras’), juega con ese enigma, del que apenas deja intuir nada hasta los últimos minutos, en torno a las verdaderas intenciones de la inesperada anfitriona. Mientras mantiene este elemento de suspense latente, pero sin permitir que nos olvidemos de él, construye el melodrama maternofilial con el que va dando profundidad emocional a ambos personajes. Los reproches, las tensiones y la inevitable mirada hacia el pasado en contraste con su situación actual les hacen ver que no han conseguido alcanzar los sueños por los que sacrificaron tantas cosas. Es en esos cara a cara donde el film depara las escenas de mayor entidad.

Sin embargo, a medida que se va destapando la causa real de ese reencuentro, pierde tensión narrativa y la capacidad para sorprender se deposita en una secuencia de cierre, en el fondo emotiva, aunque demasiado áspera en las formas.

El duelo interpretativo entre Susi Sánchez y Bárbara Lennie compensa otros apartados mejorables. Las dos se vacían y expresan tanto con palabras como con miradas el dolor y los sentimientos contenidos mucho tiempo, en un tour de force que amortiza sobradamente el paso por la taquilla. Del resto del reparto se debe mencionar a Miguel Ángel Solá y al actor francés Richard Bohringer, en cuyas pequeñas participaciones dejan muestras de su veteranía, dando el peso adecuado a los cortos papeles secundarios que asumen.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas