Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | María Magdalena

Lo que podría entenderse como un biopic de María Magdalena es, básicamente y salvo en los primeros compases, una nueva recreación de los últimos días de la vida de Cristo, donde los pocos aspectos novedosos que se introducen sucumben ante su cansino ritmo narrativo, deparando un largometraje desangelado.

La acción arranca cuando quien se convertiría en discípula de Jesús, intenta eludir la intención de su familia de casarla con un viudo. Al conocer al Mesías siente la necesidad de seguirle y se une a los apóstoles en el camino a Jerusalén, dejando atrás a los suyos en Magdala.

La puesta en escena se antoja minimalista y muy sobria, buscando un efecto de verosimilitud que se pierde cuando nos acerca a los personajes. Salvando un pequeño prólogo innecesario y fallido como metáfora visual, la descripción inicial de la protagonista apunta un dinamismo que decae pocos minutos después.

La irrupción del Salvador lejos de insuflar energía produce prácticamente el efecto contrario. Se presenta con unos aires demasiado místicos, como un ser más divino que humano, que solo emerge con fuerza en contados momentos. Ello no sirve para sacar del letargo a la realización, empeñada en conferir un aura trascendente a la película que provoca el distanciamiento con el público.

La mejor lectura que deja tiene que ver con la reivindicación de esta figura femenina, durante mucho tiempo denostada y a la que se trata de hacer justicia en sintonía con la actual visión eclesial.

Rooney Mara (‘Carol’) evidencia el compromiso asumido con este proyecto, al tiempo que da la impresión de que se ha visto constreñida a la hora de desarrollar el papel y no ha podido darle el carisma que merecía. Justo lo contrario le sucede a Joaquin Phoenix, a quien se le ve a gusto en perfiles introspectivos que tienen puntales reacciones airadas como el que aquí asume. Junto a ellos es justo citar al actor francés Tahar Rahim, que metido plenamente en la piel de Judas Iscariote llena de apreciables matices su interpretación.

Aunque llega en las fechas adecuadas, soportar esta cinta hasta el final se convierte en una penitencia cinematográfica.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas