Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Un pliegue en el tiempo

Disney presenta esta bienintencionada historia infantil en clave de fantasía con matices emotivos; un film que, sin embargo, nunca acaba de darle la forma y continuidad adecuadas a los argumentos que maneja. El relato puede resultar aceptable para niños poco exigentes y aun así es mucho aventurar. Los adultos seguramente se verán abrumados por su colorido abigarrado y las inaceptables licencias argumentales que se toma.

Meg ha perdido todas las ilusiones desde que su padre, un reputado científico, desapareció sin dejar rastro cuando estaba experimentando con la posibilidad de viajar a otra dimensión. Todo comienza a cambiar cuando irrumpe en casa una extraña que pronto se revela como una especie de hada procedente de un universo paralelo. A ella se unirán dos deidades más que transportarán a la niña, a su hermano y a un amigo a planetas increíbles no exentos de peligros.

‘El mago de Oz’ o ‘Alicia en el país de las maravillas’ son lejanas referencias de esta producción olvidable, donde se despliegan ostentosamente los recursos técnicos empleados en diferentes apartados, aunque sin la conjugación idónea. Lo que comienza siendo embriagador se torna empalagoso conforme transcurren los minutos.

A ello se suman los bandazos del guion y las piruetas forzadas e increíbles con que salpica su desarrollo y que incluso dentro de los parámetros imaginarios en que se mueve la película, descolocan por completo. Ni siquiera el previsible desenlace se plasma de manera eficaz; malogrando así los loables propósitos, que se atisban con dificultad, en torno al ensalzamiento de los valores paternofiliales.

La joven Storm Reid (’12 años de esclavitud’) se esfuerza por que luzca su papel, en lo que acaba siendo una misión imposible; pese a superar sobradamente las grotescas intervenciones del resto de los actores que le acompañan. Particularmente, Reese Witherspoon queda bastante ridícula y nada mejor se puede decir de Oprah Winfrey o del pequeño y redicho Deric McCabe, quien asume un rol cargante. Solo Chris Pine y Gugu Mbatha-Raw mantienen el tipo a duras penas en este discreto largometraje.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas