Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Winchester: la casa que construyeron los espíritus

Pese a publicitarse como “basada en hechos reales” y contar con una actriz de la talla de la oscarizada Helen Mirren (‘The Queen’), esta producción no aporta nada significativo al género de terror. Si bien gracias a su cuidada ambientación logra sumergir al espectador en los preámbulos del relato, pronto acaba derivando en una cinta mediocre que aplica recursos vistos hasta la saciedad, viendo mermada su capacidad de sorprender.

En 1906 los socios de Sarah Winchester en la popular compañía de rifles que fundó su marido le pidieron a un médico que emitiera un dictamen sobre su salud mental, ya que decía tratar con fantasmas. El propósito real era incapacitarla para apartarla de la empresa. Los aterradores sucesos que padeció el doctor en la mansión de esta dama difuminaron por completo la idea que tenía antes de conocerla.

Más allá de un prólogo innecesario, la introducción a la historia resulta hechizante, particularmente en lo que corresponde a la llegada del facultativo a la inmensa casona. En esos minutos, los mejores del film, se percibe una atmósfera opresiva en el marco idóneo para que se produzcan fenómenos espeluznantes.

Sin embargo, conforme se van sucediendo los acontecimientos las expectativas de reducen y en mayor medida al destapar las claves del tramo final. Su desarrollo se torna previsible y las supuestas secuencias escalofriantes responden a patrones de manual, desperdiciando tanto los medios invertidos como los, a priori, elementos originales de esta propuesta, que acaba por no diferenciarse de otros títulos vulgares con argumentos similares.

Los apartados técnicos y especialmente lo que toca a la dirección artística, no merecen reproche alguno, antes al contrario, resultan determinantes para evitar el desastre completo.

La actriz británica es, de entre todas la presencias, quien sale mejor parada, aunque da la sensación de que ha sacado adelante este papel tirando lo justo de su reputado oficio. Jason Clarke, que lleva el peso de la narración, sin realizar una interpretación descollante, salva su participación con corrección académica.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas