Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Campeones

Esta comedia rebosa humanidad y buenas intenciones por los cuatro costados, además de estar imbuida de un sano sentido del humor, accesible a todo tipo de públicos. Ello no quita para reconocer que, en líneas generales, es previsible desde los primeros minutos. Sus fundamentos argumentales recuerdan a los de muchas películas de superación deportiva y transformación personal “made in Hollywoood”; no obstante, el tacto y frescura de su puesta en escena la hacen digna de elogio y plenamente recomendable.

El segundo entrenador del Estudiantes atraviesa una crisis personal y profesional que intenta ahogar en alcohol después de provocar un feo incidente en la cancha. Para colmo de males, en ese estado, sufre un accidente de tráfico y la jueza le impone como sanción que se haga cargo de un equipo de discapacitados. Lo que le parece la peor de las condenas se convertirá en un camino de redención y mejora.

Con estos mimbres, el film navega a la perfección entre gags y detalles emotivos, sin perder la mesura en ningún sentido. Aunque centre su atención en la caracterización y transformación del protagonista, no descuida al pintoresco grupo de ilusionados y peculiares jugadores. Proyecta con ello una auténtica lección de afecto y comprensión y reivindica el respeto y los valores de quienes necesitan bien poco para ser felices y todavía mucho menos para abrirse y dar su cariño a los demás.

No faltan las dosis de emoción hasta llegar a un vibrante desenlace. Sin embargo, siendo ese tramo final ligeramente más trivial que cuanto le precede, el director y también coguionista, Javier Fesser, pierde la oportunidad de poner el broche que merece la historia y acumula epílogos, alargando demasiado el cierre.

Javier Gutiérrez contribuye decisivamente a elevar el resultado que vemos en pantalla, demostrando que tras ganar su segundo Goya por ‘El autor’ continua en una forma interpretativa espléndida y a estas alturas del año se reivindica ya como justo candidato a su tercera estatuilla. No le van a la zaga el resto de actores, tanto los veteranos como Juan Margallo y Luisa Gavasa, como la cuadrilla de chicos, no profesionales, que se mueven ante las cámaras con una loable naturalidad y vis cómica, en lo que constituye otro de los méritos de esta excelente producción.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas