Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | El Justiciero

Digno remake del violento thriller ‘El justiciero de la ciudad’ (1974), protagonizado por Charles Bronson. Más allá de lo que se pueda pensar, teniendo en cuenta tal referencia, esta producción intenta, desde los primeros instantes, separarse en lo posible de su antecesora actualizando las situaciones y adaptándose al gusto del espectador de hoy. Para ello añade a la conocida trama un mensaje de fondo que advierte, casi de forma subliminal, de las trágicas consecuencias derivadas de un contexto que permite a los estadounidenses adquirir alegremente armas de fuego; empezando por hacerse eco de varios sucesos por medio de las noticias que acompañan las imágenes iniciales.

La vida de un famoso cirujano de Chicago da un giro cuando, inesperadamente, su mujer y su hija son brutalmente atacadas por unos ladrones. Poco después, ante la falta de resultados en la investigación policial, decide tomarse la justicia por su mano sin prever las consecuencias.

La cinta cumple con creces su intención principal de ofrecer un entretenimiento completo y evita convertirse en un torrente de escenas de acción despiadada, que, no obstante, aparece en los momentos adecuados. Por el contrario, vuelca mayor atención en la caracterización del protagonista y en su progresiva transformación, aunque minimiza la parcela emocionalmente dramática que conlleva las tristes circunstancias por las que atraviesa. Por supuesto, en el tramo final se acumulan los esperados e ineludibles tiroteos para no distanciarse en exceso de la novela de Brian Garfield en la que está basada.

Además, en línea con lo apuntado, también alude al repertorio de tutoriales que se encuentran en Internet para aprender a disparar diferentes modelos de rifles y pistolas; incluso ironiza con mordacidad sobre este tema cuando coloca tras el mostrador de la tienda de armamento a una dependienta tan atenta y sonriente como versada en los letales artículos que ofrece, para cuya posesión y manejo todo son facilidades.

El protagonista que encarna Bruce Willis no tiene ya los bríos, ni la chulería socarrona de antaño, lo que supone un acierto dada la edad del actor (63) y considerando el perfil del personaje que asume. A pesar de lo cual, mantiene el carisma suficiente para llevar el peso de la cinta y deja en segundo plano a los compañeros del reparto como Vincent d’Onofrio, Dean Norris y Elisabeth Shue, entre otros.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

 

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas