Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Juego de Ladrones. El Atraco Perfecto

Lo mejor que se puede decir de este thriller policíaco es que hace llevaderos sus 140 minutos de metraje; un entretenimiento que maneja con corrección los lugares comunes del género, pero sin aportar nada destacable. La historia se apoya en el antagonismo entre sus dos coprotagonistas, que se mueven respectivamente a uno y otro lado de la ley; un hilo conductor que recuerda demasiado a ‘Heat’ (1995). Por lo tanto, la comparación es inevitable y en ese apartado sale perdiendo, aun así, obviando ese contraste, se deja ver.

Tras el violento ataque a un furgón blindado, el implacable sheriff del condado de Los Ángeles se pone tras la pista de los profesionales del robo que han llevado a cabo el asalto, donde se dan circunstancias sin explicación aparente. Pronto descubre a los autores, a quienes sigue de cerca, aunque desconoce el verdadero propósito de su siguiente atraco.

Dado que el guion se desarrolla tomando como referencia la rivalidad entre el expeditivo agente del orden y el cabecilla de los delincuentes, perfila con detalle a ambos, abriéndose a explorar sus convulsas parcelas personales para darles mayor entidad, especialmente en el caso del primero. Este aspecto se lleva a extremos, en ocasiones, innecesarios, mientras que, por el contrario, descuida la continuidad de la trama principal, de manera que, sin ser la tónica general, se aprecian vacíos a la hora de justificar adecuadamente determinadas secuencias cogidas por los pelos; así que el plan de “perfecto” tiene lo justo.

También se echan en falta los giros inesperados. La capacidad para sorprender al espectador es bastante limitada y solo a modo de epílogo introduce un golpe de efecto que resulta poco convincente.

Al margen de ello, no faltan las persecuciones y tiroteos (concentrados al principio y al final) por las calles de la ciudad angelina, que cumple su rol como marco idóneo para la acción; no obstante apuesta por el suspense contenido, con picos de elevada tensión que no acaba de explotar.

Gerard Butler (‘Objetivo: la Casa Blanca’, ‘300’), tiene estos papeles muy trabajados y cumple sin deslumbrar. Frente a él destaca el menos conocido Pablo Schreiber (‘13 horas: los soldados secretos de Bengasi’), quien confiere un convincente carisma a su personaje, sin caer en exceso.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas