Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Thelma

Es de agradecer que ocasionalmente aparezcan en la cartelera producciones como la que nos ocupa: cine de género abordado con personalidad en el que se da una perspectiva distinta a tópicos manidos para presentar un relato atrayente, siquiera sea por sus agradecidas apariencias formales. El Premio Especial del Jurado en el Festival de Sitges y otros galardones han facilitado la distribución de esta cinta noruega que algunos han comparado con ‘Carrie’ (1976). Desde luego, ambos títulos comparten premisas argumentales, pero para nada se puede entender que estamos ante el remake o reinterpretación de la obra de Brian De Palma, que ya fue innecesariamente versionada en 2013. En cualquier caso, este estreno sirve para reivindicar la calidad del cine nórdico en clave paranormal, como ya demostrara la excelente película sueca ‘Déjame entrar’ (2008).

La tímida Thelma deja a su estricta y religiosa familia en el pequeño pueblo donde ha vivido siempre para iniciar los estudios universitarios en la capital. En ese nuevo hábitat comenzará a tener experiencias que nunca había imaginado, incluso descubrirá el amor, aunque se niegue a aceptarlo; pero también será víctima de unas extrañas convulsiones que destaparán su incontrolable y terrible poder.

A medida que la historia avanza, van adquiriendo mayor interés las incógnitas sobre el origen de lo que le ocurre a la joven, los secretos soterrados de su infancia y el difícil e inquietante devenir de ella y de quienes le rodean, moviéndose entre el terror y el suspense psicológico.

Además, la manera en que juega con la textura de las imágenes, a partir de una virtuosa fotografía, contribuye a imprimir más fuerza a su puesta en escena. A ello se suma la eficaz actuación de la actriz Eili Harboe, a quien este destacado trabajo le debe abrir las puertas a la participación en proyectos internacionales.

No obstante, sin restarle los méritos apuntados, no acaba de ser completamente redonda: las expectativas que crea invitan a pensar que va a alcanzar cotas visualmente espeluznantes pero, a diferencia de la referencia anteriormente citada, opta por la contención. En ese punto, cabe achacarle que los silencios con los que articula su desarrollo, cuando muestra las dudas y la desazón de la protagonista, pecan de ligera pretenciosidad, no correspondida por su desenlace, tan justo como discreto.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas