Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Crítica | Las Estrellas de Cine No Mueren en Liverpool

Drama, romance y nostalgia componen los pilares de la historia real que este film lleva a la pantalla. Con tacto y sensibilidad, apoyado en su notable dirección artística y unas fantásticas interpretaciones, ofrece un relato hermoso y triste, con interés añadido para los cinéfilos.

En el otoño de 1981 la veterana actriz Gloria Grahame se encontraba en Lancaster (Inglaterra) participando en una obra teatral cuando cayó terriblemente enferma a consecuencia del cáncer que padecía. Tras negarse a permanecer hospitalizada, recurrió a su último y gran amor, un actor principiante, 30 años más joven, quien la alojó en casa de sus padres en Liverpool.

Sin obviar la delicada situación en torno a la cual gira la película, estamos fundamentalmente ante un sentido repaso a la sincera y romántica relación de dos personas procedentes de mundos diferentes cuyas barreras rompió la pasión que sentían mutuamente. Para ello el guion se vale de largos flashbacks, introducidos de forma intermitente, a través de transiciones bien estudiadas. Mediante esta fórmula la narración fluye ligera y se dinamiza con cada secuencia hasta llegar a la resolución esperada, precedida de un emotivo y bellísimo momento partiendo de los versos de ‘Romeo y Julieta’.

Aporta también el retrato de lo que fue una diva de Hollywood en horas bajas, extrapolable a muchísimos casos que no siempre supieron soportar el verse lejos de los focos y las portadas. En ese aspecto, es loable la caracterización que realiza de la protagonista, que como artista no ha perdido la vanidad ni el ego propio de su profesión y tiene presentes los recuerdos de aquellos días de éxitos y glamour, ahora lejanos.

El diseño de producción, sin intentar deslumbrar, porque tampoco procede, acompaña perfectamente al resto de virtuosos apartados de la cinta, incluyendo la acertada selección de canciones que conforman la banda sonora.

Annette Bening está extraordinaria y domina completamente la escena, haciendo gala del magnetismo de la estrella que encarna e implicándose plenamente a la hora de mostrar su cara amarga y dolorosa. Muy meritoriamente, Jamie Bell no solo mantiene el tipo sino que acierta a generar la complicidad precisa con su reputada compañera. No desentonan, en roles secundarios, Julie Walters, Kenneth Cranham y Vanessa Redgrave en una pequeña intervención.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas