Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Etiqueta: belén Cuesta

Crítica | Peter Rabbit

Siguiendo la estela de ‘Babe’, ‘Garfield’ y ‘Paddington’, da el salto a la gran pantalla el personaje más popular de la ilustradora y escritora británica Beatrix Potter. El resultado es una cinta de entretenimiento puramente infantil, recorrida fundamentalmente por humor blanco, que actualiza las aventuras literarias con toques gamberros, pero algo descompensada: el carisma que tiene el protagonista, bien secundado por sus congéneres, choca con el carácter tontorrón y ridículo de los adultos con quienes se relaciona.

Peter es el conejo más temerario del bucólico Distrito de los Lagos. Con la ayuda de su familia, se pasa los días robando verduras del huerto del señor McGregor, que sueña con darle caza algún día. Por fortuna, cuenta con la protección y el cariño de una pintora amante de los animales. Sin embargo, este panorama cambia para mal cuando llega al florido edén un nuevo propietario dispuesto a acabar con los intrusos.

Entre los puntos fuertes de la película, procede destacar la agilidad narrativa de la que hace gala, salvando, gracias a ese ritmo trepidante, ciertas carencias del guión, que a los pocos minutos deja entrever las intenciones y avanza la senda de lo que será su desarrollo y resolución.

El resto de virtudes de esta producción radica en los apartados técnicos. Cada uno de los habitantes del bosque está tratado con un esmero loable, al punto de que todos se antojan muy reales. Además, la realización se toma licencias muy curiosas: así cuando los Rabbit y sus colegas centran la acción se presentan dotados de las facultades propias de los seres humanos, mientras que si interactúan con los actores se muestran con su apariencia natural. A ello se suman pequeñas secuencias de animación tradicional, completando un repertorio visualmente atractivo.

Junto a las creaciones digitales, en el reparto encontramos a Rose Byrne y Domhnall Gleeson, asumiendo unos roles demasiado estirados, con poca gracia y que caen constantemente en lo grotesco. Por su parte, el veterano Sam Neill tiene una corta participación y cuesta reconocerle.

En la versión en castellano, Dani Rovira, Belén Cuesta y Silvia Abril, entre otros, desarrollan su trabajo como si fueran profesionales del doblaje, aunque este tipo de ganchos publicitarios son innecesarios.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario

Crítica | El Aviso

Lo que se presenta como un thriller absorbente que introduce sin estridencias elementos paranormales, va deshinchándose paulatinamente hasta llegar a un desenlace fallido. El film se sustenta en dos historias desarrolladas paralelamente, evidenciando ciertos desequilibrios en la capacidad para intrigar al espectador en uno y otro caso, hasta descarrilar cuando convergen.

Jon, tras presenciar un tiroteo en el que resulta gravemente herido su mejor amigo, descubre que en el mismo lugar se han venido produciendo, cada cierto tiempo, sucesos similares. Diez años más tarde, Nico, un niño que es víctima de acoso escolar, visita con asiduidad la tienda que se encuentra en ese emplazamiento maldito, ignorando el peligro que corre.

Sin poner en tela de juicio la buena realización del consumado director Daniel Calparsoro (‘Asfalto’, ‘Guerreros’, ‘Cien años de perdón’), ni la implicación completa del elenco de intérpretes con los que ha contado, se debe apuntar que el guion traiciona esos virtuosismos con una trama que empieza de forma prometedora y acaba dando bruscos bandazos, haciendo que se desvanezcan las dosis de suspense generadas.

La propuesta contaba, en principio, con los elementos adecuados para haber construido el enigmático y sorprendente relato que cabría esperar: un matemático eminente afectado por brotes esquizofrénicos, el patrón numérico que siguen los crímenes cometidos, un triángulo amoroso de pasiones soterradas, el bullying, las conexiones entre diferentes planos temporales y la posibilidad de que se produzca un terrible asesinato. Tal vez sean demasiados ingredientes, porque la receta no termina de cuajar y al partir de premisas tan atractivas la decepción se multiplica.

Lo anterior no quita, como se ha señalado, para aplaudir el compromiso y desaprovechado esfuerzo del reparto. Raúl Arévalo nuevamente hace gala del excelente oficio que le ha convertido en uno de los actores con mayor peso en nuestro actual panorama cinematográfico. Aunque eclipsa a quienes acompañan, a su lado intenta mantener el tipo Belén Cuesta, cumpliendo en un papel dramático, algo poco habitual hasta ahora en su carrera. Igualmente, se deben destacar las participaciones de Aura Garrido y del siempre eficaz Antonio Dechent, a quienes se unen el jovencísimo y prometedor Hugo Arbués y varios nombres relevantes en pequeñas intervenciones.

Ficha Técnica en IMDB.

Artículo publicado originalmente en: Críticas de Cine de Eduardo Casanova

Deja un Comentario
Ir a la barra de herramientas